0
Mi cesta

Total:0,00 

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0,00 
Seleccionar página

¿Qué hacemos si tenemos tapones de cera en el oído?

 

El oído externo está formado por el pabellón auricular,  es decir, la oreja, un conjunto de cartílagos músculos y ligamentos del que sale una conducto hacia el tímpano,  el conducto auditivo externo, revestido de piel, folículos pilosos, glándulas sebáceas y glándulas ceruminosas,  todas ellas con el fin de proteger el oído de elementos extraños, partículas de polvo incluso insectos.

En general, se ha comprobado que modificaciones en el pabellón auditivo en personas que han tenido accidentes o deformidades no afecta a su audición,  sin embargo los cambios en el conducto auditivo si tienen repercusión, cuando este canal se tapa ligeramente se pierde oído pero solo un poco pero si la oclusión es completa,  si además tras el baño se nos introduce agua en el oído o durante el sueño se ocupa el espacio abierto que quedaba, entonces si se manifiesta una clara pérdida de audición.

¿De qué está compuesta la cera del oído? 

Es una sustancia de aspecto amarillento  de consistencia blanda e untuosa, contiene secreciones de la piel,  células de descamación, secreciones sebáceas y cerúleas, la presencia de lípidos tiene un efecto protector ayuda a que no penetren los gérmenes y tiene poder antimicrobiano también,  además de proteger de la humedad y los golpes. En general la cera se elimina con facilidad pero puede acumularse formando una pasta dura junto con el polvo, esto se hace muy poco a poco y no nos damos cuenta hasta que a veces nos entra agua en el oído y dejamos de oír y lo atribuimos al agua…  puede provocar dolor, oímos nuestra propia voz como con eco, incluso oímos ruidos, puede dar mareos, hasta vértigo y una sensación extraña de tener algo en el oído.

 

Hay que desmitificar algunas creencias  sobre los tapones de cera:

  • Los tapones no causan sordera indefinida,  ni siquiera en las personas mayores. Aunque con la edad la cera se seca más y es más dura,  por eso las personas mayores suelen hacer tapones con más frecuencia.
  • Tener tapones de cera en los oídos no es una falta de higiene, en condiciones normales no debe ser necesario limpiar el canal auditivo en ningún momento,  existe un drenaje natural. El conducto se mantiene limpio moviendo el epitelio descamado desde dentro a fuera. Precisamente somos nosotros los que al limpiarnos los oídos con un bastoncillo o una torunda de algodón los que acabamos favoreciendo la acumulación de cera e interrumpimos el mecanismo de autolimpieza natural,  empujando la cera y las descamaciones en dirección contraria, y ésto junto con el agua que entra con el baño, provoca maceración favoreciendo las otitis e infecciones de oído tan frecuentes en épocas de calor.

¿Porque aparecen los tapones en los oídos?

  • La causa más frecuente son las maniobras  pretendidamente higiénicas que se hacen cuando introducimos un bastoncillo en la oreja para limpiarla,  lo que hacemos es arrastrar y compactar el cerumen hacia dentro y descamar el conducto auditivo
  • Lavarse en exceso con jabones y champús  las orejas cuando nos lavamos la cabeza o en la ducha hace que segreguemos más cera para contrarrestar la sequedad que estos provocan
  • Las personas que están mucho en el agua nadadores,  buceadores tienen poco cerumen debido al frecuente contacto con el agua y esto hace que a veces les pique el oído y tengan tendencia a hacer otitis infecciosas ya que el cerumen tiene un papel protector y antiinfeccioso
  • Hay pacientes que por motivos que se desconocen tienen sobreproducción de cerumen,  parece que puede haber un patrón hereditario
  • La presencia abundante de pelos en el canal auditivo también predispone a hacer tapones más frecuentemente
  • Tener el canal auditivo estrecho
  • El empleo de cascos para oír música que se ponen dentro del oído.
  • Uso de prótesis auditivas o tapones para dormir

¿Qué hacer? 

En la mayoría de los casos son fáciles de eliminar en casa con unas simples gotas por nosotros mismos, pero no hay que extraerlos físicamente ni hacer cosas raras;  hay que acudir al médico sobre todo si existen algunas complicaciones:

  • Perforación del tímpano
  • Sordera súbita producida o no después del baño
  • Posibilidad de que haya un objeto extraño en el canal auditivo(niños)
  • Procesos infecciosos
  • Fiebre
  • Dolor
  • Secreción de oído
  • Pérdida de la audición que persiste después de limpiar la cera

¿Cuál es el tratamiento?

Si tenemos la certeza que es un problema de tapones de cera lo primero es realizar un tratamiento para ablandar la cera, en ocasiones sale por sí misma, y otras veces después de 3 o 4 días hay que acudir al médico para que nos lo quite, sobre todo no se deben hacer maniobras dentro del oído de ningún tipo, podéis provocar una lesión en el tímpano o una infección en el conducto auditivo.

Existen gotas en la farmacia indicadas expresamente para esta situación a base de mezclas con composiciones diversas, la más rápida es  un preparado a base de agua oxigenada diluida tienen efecto  cerumenolítico gracias a la liberación de oxígeno del agua oxigenada, que ablanda y rompe el tapón de cera en pequeños fragmentos fáciles de eliminar.

Existen también clásicos a base de aceite de ricino, glicerina o  aceite de oliva que también funcionan bien aunque suelen ser más lentos

El método para poner se las gotas es muy simple: lo podéis ver en este vídeo gentileza del colegio de farmacéuticos de Sevilla

  • Tumbarse de lado con la oreja afectada hacia el techo. o bien si lo preferimos de pie
  • Se levanta cuidadosamente la oreja hacia arriba y hacia atrás.
  • Se instilan las gotas según la cantidad indicada en las instrucciones.
  • Deje las gotas en la oreja durante unos minutos y si es posible seguir tumbado durante ese tiempo si no es posible apretar y esperar un poco para que nos alga el medicamento
  • Después sin no podéis esperar 5 min manteniendo la posición,taponar la oreja con algodón.

En cualquier caso el objeto de las gotas es romper y deshacer el tapón y desinfectar, solo el médico debe extraerlo.

Mucho cuidado  con confundir los tapones de cera con otras molestias, existen diferencias claras, los tapones de cera ni duelen ni  huelen, ni supuran,  y a veces ni dan síntomas, lo habitual es que nos demos cuenta de que tenemos un tapón cuando tras la ducha o el baño se produce una sordera que se recupera cuando el tapón se seca.

Es importante recordar que el uso de bastoncillos está totalmente desaconsejado y los espráis a base de suero fisiológico también puesto que si el tapón es muy grande  el líquido puede quedarse dentro y propiciar infecciones.

All search results