0
Mi cesta

Total:0,00 

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0,00 
Seleccionar página

“ A la embarazada de la farmacia nada” este latiguillo  que  nos repetían continuamente en la facultad de farmacia  aún está de plena actualidad,  pero nada de nada,  ni medicamentos,  ni plantas, por muy naturales que sean, ni algunas vitaminas ni siquiera algunas cremas, aunque os parezca que por eso de que se pongan en  la piel no tiene importancia porque no pasan a la sangre… . ¡Falso!

Sólo en casos muy determinados y por supuesto, debe ser el médico el que lo valore, cuando es peor el riesgo que se corre si no se medica que el que se corre medicándose, el médico debe valorarlo pero también debe informar de los riesgos a los padres.

Aunque os resulte sorprendente las estadísticas indican que las embarazadas se medican y bastante más de lo que sería razonable,  por desconocimiento, por falsa autoconfianza o por acceso a información poco fiable, por lo que sea, la exposición a medicamentos durante el embarazo es elevada. Evidentemente enfermedades crónicas previas o que surgen en el mismo embarazo deben tratarse para evitar complicaciones,  hablamos de diabetes,  epilepsia, hipertensión,  infecciones,  trastornos psicóticos… pero el médico evalúa cada caso, la medicación puede ajustarse a una dosis mínima necesaria y hacer un seguimiento más cercano etc…
Pero ¿Porque la embarazada no puede tomar nada?

En el embarazo aparece  un órgano nuevo,  la placenta, una especie de tejido esponjoso que rodea al feto y que permite  su respiración y su alimento además de protegerlo del contacto con bacterias y otras sustancias externas como medicamentos,  pero la placenta no es perfecta y algunos  medicamentos consiguen traspasar esa barrera, estos medicamentos son los llamados teratogénicos y pueden provocar cambios de morfología y funcionales tanto en el feto como en el bebé. Es por ello que es tan importante.

En función del momento en que nos encontremos del embarazo puede ser  más o menos grave.

  • Antes del embarazo existen medicamentos que se mantienen en nuestro cuerpo durante mucho tiempo y por tanto se debe esperar un determinado tiempo antes de quedarse embarazada.
  • Las dos primeras semanas: es un momento importante porque se produce la implantación los efectos suelen ser extremos o son drásticos y se pierde el bebé o no pasa nada.
  • Entre la segunda semana y el primer trimestre: es cuando se forman los órganos de nuestro bebé y por tanto es cuando puede haber más riesgo
  • Del primer trimestre hasta el final: los medicamentos también pueden afectar al bebé  tanto morfológicamente como funcionalmente  aunque el riesgo es menor que antes, no desaparece.
  • Lactancia: el bebé ya ha nacido y por ello, a veces nos relajamos en exceso, muchos medicamentos pasan a la leche materna, no serán teratógenos en la medida en que el bebé está ya formado pero sí le pueden afectar de otras maneras por eso debemos decirlo siempre en la farmacia,  tanto muchos medicamentos como plantas medicinales pasan a la leche materna y los acaba recibiendo el bebé.

 

Clasificación de los medicamentos:

Existe un apartado en  la ficha técnica de todos los medicamentos donde  se indica  si hay riesgo de problemas con él en el embarazo (lo encontraréis en la web del AEMPS) y en el prospecto también es obligatorio  que haya una apartado que lo indique. Las pruebas de medicamentos en mujeres  embarazadas,  por supuesto, están prohibidas y por tanto la información de la seguridad de su uso en embarazadas se basa en estadísticas o estudios con animales.

La clasificación  más utilizada es la de la FDA (Food And Drug  administratión) :

  • Tipo A:ausencia de problemas Ej ácido folico, levotiroxina
  • Tipo B: bien tolerado en estudios con animales (insistimos no hay estudios con embarazadas Ej : metformina, hidroclorotiazida,  amoxicilina,  pantoprazol)
  • Tipo C: no hay estudios. Ej: gabapetina,  amlodipino
  • Tipo D : demostrado riesgo Ej: lisinopril, alprazolam, losartan, lorazepam…
  • TipoX: Riesgo superior al beneficio posible. Ej: simvastaina,  atorvastatina,  finasteride,

Esta clasificación era demasiado simplista y la FDA decidió cambiarla  aunque sigue sin dar una respuesta clara, un sí o un no, los medicamentos deben especificar:

  • Registro de exposición al embarazo
  • Resumen de riesgos
  • Consideraciones clínicas
  • Datos

Ninguno de los dos sistemas es ideal pero el segundo siempre da más información,  lo que está claro es que los medicamentos no deben usarse en embarazadas aunque solo sea por falta  de estudios,  de ningún tipo, ni que sean A o B debemos  consultar al profesional sanitario.

Ha habido  casos flagrantes de errores que han afectado a muchas personas,  todos conocemos el famoso caso de la talidomida del que aún  se habla por su repercusión,

Un medicamento cuya historia debe conocerse para que no se repita, es uno de los más graves, en 1957 se comercializó para tratar náuseas y vómitos de las embarazadas en el primer trimestre, se aseguraba su inocuidad y su uso se extendió rápidamente por más de 50 países, por lo que se convirtió en el medicamento de elección para tratar las molestias iníciales de la gestación. A finales de los años cincuenta era el tercer medicamento más vendido en el mundo, excepto en EEUU, donde la perseverancia de una funcionaria de la FDA, lo impidió, pese a las presiones, porque consideraba que no estaba suficientemente documentado , gracias a ella, sólo hubo 17 casos en todo EEUU. Se estima que más de 20.000 recién nacidos de todo el mundo sufrieron malformaciones consecuencia del medicamento en los  años que estuvo comercializado de los que actualmente sobreviven algo más de 5.000. El 40% de las víctimas no superaron el primer año de vida. España es uno de los países con más afectados vivos y que aún siguen luchando por sus derechos, aquí fue retirado un año después de haberlo hecho la compañía fabricante y más de 2 años después de hacerlo la mayoría de los países.

No es comparable, pero actualmente en la farmacovigilancia de las farmacias estamos haciendo especial hincapié en el uso del valproato, este medicamento se reevaluó en el año 2014 debido a los resultados de estudios publicados que mostraban un riesgo de trastornos en el neurodesarrollo a largo plazo en niños nacidos de mujeres tratadas con ácido valproico (hasta en el 40% de los casos), así como por su conocido riesgo de malformaciones congénitas (en aproximadamente el 10% de los casos).

Tras esta revisión, se restringió su uso y se establecieron recomendaciones para niñas, adolescentes y mujeres con capacidad de gestación  elaborándose materiales informativos para profesionales sanitarios y pacientes con objeto de difundir esta información de seguridad. Adicionalmente se requirieron estudios en los que se analizase la utilización de estos medicamentos en la práctica clínica con objeto de valorar si estas medidas eran efectivas para minimizar los riesgos.

Los resultados de estos estudios indicaron que las medidas adoptadas no fueron suficientemente efectivas, no debe usarse nunca el valproato en mujeres en edad de poder reproducirse a menos que no exista alternativa terapéutica y las mujeres que lo toman  deberán cumplir las condiciones del plan de prevención de embarazo preestablecido:

  • Realización de la prueba de embarazo antes de iniciar el tratamiento y regularmente durante el mismo.
  • uso de métodos anticonceptivos durante el tratamiento.
  • Revisión del tratamiento, al menos anualmente. En dicha visita la paciente firmará el formulario anual de conocimiento del riesgo con el fin de asegurar que está correctamente informada sobre los riesgos del tratamiento.
  • Consulta con el médico y valoración de otras posibles alternativas terapéuticas en el caso de que se planifique un embarazo.
  • Consulta inmediata con el médico en el caso de embarazo.

 

La AEMPS recomienda a los profesionales sanitarios verificar que se cumplen las condiciones del plan de prevención de embarazos en las mujeres con capacidad de gestación que actualmente estén en tratamiento con ácido valproico y recuerda que este sólo debe de utilizarse en las condiciones autorizadas.

Otro caso similar pero aún mucho más extendido, el paracetamol, medicamento que era ampliamente recetado en el embarazo,  sin embargo,  estudios recientes no lo recomiendan, parece que no es tan seguro como se creía, se han encontrado varios problemas como aumento del riesgo de asma infantil, en consumos prolongados también parece que afecta al desarrollo psicomotor , lo que decíamos,no hay medicamento ni planta sin riesgo alguno,

En este caso  hacen falta más datos,  este es un estudio estadístico que debe  confirmarse y por  todo ello, actualmente se aconseja únicamente bajo prescripción médica y en periodos cortos de tiempo no más de 48h.

Y las plantas medicinales,  son seguras en el embarazo?

Recientemente se ha publicado un estudio que se hizo a través de encuesta a casi 900 mujeres embarazadas sobre el uso de productos naturales durante el embarazo, dicho estudio reveló que el 40% tomaba medicamentos y el 45%  tomaba también plantas medicinales como jengibre,  ginseng,  manzanilla etc…  sin ningún tipo de prescripción,  automedicandose,  las plantas también provocan problemas , la frase “lo natural es inocuo” es falsa, muchas plantas pueden causar efectos indeseables en el feto pero no solo eso, si se mezclan con medicamentos los pueden convertir en teratógenos.

Un cambio que suelen hacer muchas embarazadas desde el principio es eliminar la cafeína; sin embargo , para sustituirla , a veces pensamos en el té, el té contiene teína que es otro estimulante y en exceso puede provocar contracciones como la cafeína, incluso las infusiones aparentemente inofensivas pueden resultar contraproducentes, el poleo-menta no está recomendado en embarazadas, la mazanilla en exceso tampoco , ni infusiones de regaliz, si dormimos mal mejor la tila, la valeriana está contraindicada.

En general, mejor tomar como mucho 2-3 infusiones al día y que sean variadas para evitar sobredosificacion de alguna planta, nos podemos guiar por las plantas que usamos para condimentar suelen ser inocuas en forma de infusión ya que las dosis son bajas,  tenemos que pensar que una misma planta puede ser segura en el embarazo o no dependiendo de la dosis, el romero se utiliza en alguno platos, sin embargo utilizado a dosis grandes como uso medicinal si puede ser peligroso y lo mismo sucede con productos habituales como el ajo, la cúrcuma o la salvia.

En definitiva, estando embarazada el mejor consejo que podemos daros es ser cautas  con medicamentos y plantas, no todo lo natural es bueno por definición y es mejor consultar en exceso que en defecto, para eso estamos en la farmacia y si consultáis las webs que sean fiables:

Nuestro blog: donde encontrar información fiable de salud

medlineplus (herbs and suplements)

SEFIT(sociedad Española de fitoterapia)

Fitoterapia.net

Plantas medicinales para web de INFITO (investigación sobre Fitoterapia)

Fuentes de información sobre medicamentos Cedimcat

E-lactancia:para consultas en mujeres que dan el pecho

https://antiguaprincipal.evolufarma3.com/2016/06/son-seguros-los-medicamentos.html

Nuevas medidas para evitar la exposición al valproato en el embarazo

Evaluación del riesgo de analgésicos en el embarazo

Categorización de medicamentos en el embarazo

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5738179/ estudio de plantas en embarazadas

American botanic council
Fundacion 1000 defectos congénitos 🙁 http://www.fundacion1000.es) ayuda a la investigación e informa sobre los defectos congénitos a través de su programa “Para que nazca sano” y editando y distribuyendo folletos informativos.

 

All search results