[evo-search-shop placeholder='Buscar productos...']

 

 

El estreñimiento infantil es objeto de consulta habitual en la farmacia, las madres no debemos caer en la solución fácil de buscar la pastilla milagrosa que nos saque del apuro rápidamente, en la mayoría de los casos la solución está en un cambio de dieta y hábitos, pero claro eso es más difícil y lleva su tiempo. ¿Cómo sabemos si nuestro pequeño esta estreñido? ¿Cuándo se considera estreñimiento? Los hábitos varían mucho de una persona a otra, en realidad no hay un criterio unánime…
El estreñimiento en adultos se define como la dificultad para defecar en más de un 25% de las ocasiones o también se suele definir como de realizar menos de tres deposiciones semanales. En el caso de bebes y niños es algo diferente, se siguen los criterios de Roma III, un consenso que se estableció para poder definir cuando es estreñimiento y cuando no:

Además la consistencia es dura y seca, es poco abundante y en ocasiones en forma de bolitas, puede doler o incomodar y queda como una sensación de que ha sido incompleta.

Los factores que influyen en el ritmo de las deposiciones en los niños son muy variados, los cambios en la dieta, el agua, el clima, viajes o cambios de domicilio, el cambio de leche materna a leche artificial, cuando se introducen los cereales sin gluten, cuando se pasa de la leche sola a introducir los alimentos, la retirada del pañal, un episodio de estreñimiento puntual que acabara con dolor puede afectar psicológicamente al niño que se contiene porque lo relaciona con el dolor, un cambio de colegio o la llegada de un nuevo hermanito…
Es muy importante controlar la insuficiente ingesta de fibra y líquidos y la falta de ejercicio físico, por desgracia todas ellas muy frecuentes en nuestros días, a veces los niños se distraen y no beben suficiente agua, hay que controlar y revisar la botella que lleven al colegio y educarlos en la necesidad de beber incluso aunque no tengan sed, la sed es una señal de aviso de que comienza la deshidratación, en cuanto a la fibra dietética no hay obligación de que vaya etiquetada en los alimentos sino que figura en la sección de carbohidratos totales, podemos encontrarla en las legumbres, la fruta, las verduras y los cereales y panes integrales.
En general se puede decir:
Hay que acostumbrar a los niños a tomar cereales integrales con el desayuno, por ejemplo, pero mirando la etiqueta puesto que algunos llevan muchísima cantidad de azúcar, rebozados con harina de trigo integral, salvado de trigo, semillas, lechuga, espinacas, acelgas, repollo, brócoli, uvas, frutos secos en general, todos ellos alimentos muy “apreciados” por los niños así que será difícil, pero no imposible. Pensad que una buena educación nutricional es un activo para ellos para toda su vida, siempre se pueden usar trucos sobre todo en los más pequeños como hacer purés para camuflar el alimento, verduras de distintos colores que son más atrayentes, batidos con avena etc…

También son útiles técnicas de aprendizaje postural, en realidad la postura ideal sería en cuclillas pero como los modernos wáteres no están diseñados para eso lo mejor es poner un taburete que nos permita mantener los pies en alto o, sencillamente, adoptar la posición encima de la taza. Nuestro cuerpo lo agradecerá.
El estreñimiento en niños en la mayoría de los casos no es una patología, si puede ser una condición heredada, es decir, puede heredarse una cierta tendencia, pero no debe tratarse con laxantes como primera opción sino con dieta y buenos hábitos, sino funciona pueden añadirse algunos productos naturales pero siempre que sean aconsejados por un profesional sanitario competente:

  • Hacer un masaje en el abdomen del niño, con un poco de aceite corporal o crema hidratante con aceites esenciales manzanilla romana, hinojo, naranjo amargo y lavanda. Actúan como tónicos digestivo, calmantes y carminativos, empezando por el ombligo y continuando en círculos hacia fuera (en el sentido de las agujas del reloj).
  • Hay que procurar acostumbrar al niño a que vaya , por ejemplo después de las comidas o por la mañana al levantarse para educar al intestino y nunca aconsejar que se retenga.
  • Estimular los movimientos de los intestinos: tumbando al niño de espaldas y sujetándole las piernas se las hacemos girar suavemente con movimientos circulares.
  • Se puede usar formulas de leches antiestreñimiento y papillas con probioticos y cereales integrales.
  • Existen preparados granulados instantáneos a base de ciruela, tamarindo y kiwi, con propiedades laxantes. Aptos desde los primeros meses de vida Se toma de 1 a 3 veces al día. La cantidad varía en función de la edad.
  • Probioticos con cepas de Lactobacillus plantarum L.helveticus L.lactis Bifidobacterium bifidum B. longum Streptococcus thermophilus..
  • En el puré de verduras se puede preparar con judías verdes, acelgas y patata y añadirle un chorrito de aceite de oliva al final de la cocción y antes de triturar. En el puré de frutas evitar la manzana y el plátano. Se puede poner pera, mandarina o naranja, medio kiwi o ciruela
  • Existen también microenemas pediátricos a base de miel que pueden ayudar cuando hay obstrucción intestinal o los archifamosos supositorios de glicerina.

No es recomendable usar ningún tipo de objeto para estimular el reflejo de la defecación en un bebé .

Existen también laxantes para niños ; sin embargo, no recomendamos su uso en bebes o niños sin prescripción médica, aunque muchos sean sin receta ya que en muchas ocasiones hay compactación y obstruccion y al administrar laxantes estimulantes se puede provocar dolor.

 

Ver más: ¿Son malos los laxantes?

Como aplicar un microenema

Nuevo remedio natural para el estreñimiento

 

All search results