0
Mi cesta

Total:0,00 

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0,00 
Seleccionar página

 

Durante el embarazo se producen muchos cambios en el cuerpo de la mujer todos con el objetivo de facilitar el desarrollo del bebé y el bienestar de la madre, aumentan los requerimientos nutricionales de la madre, sin embargo, aquí la sabiduría popular se equivoca, no hay que comer por dos, se trata de comer más sano y aumentar determinados nutrientes que favorecen la salud y el  crecimiento del bebé y además después del parto  viene la etapa de la lactancia, a veces hasta los 4-6 meses el único alimento del bebé es  la leche materna y ésta debe ser de la mayor calidad posible. ¿Como conseguirlo? ¿Cuáles son estos nutrientes necesarios? ¿Con que suplementos o alimentos debemos tener más cuidado en el embarazo y la lactancia?¿de verdad es necesario suplementarnos?

Los consejos de la alimentación en el embarazo y lactancia han variado mucho ahora no solo se busca la ausencia de enfermedad sino que buscamos el mejor estado de salud posible para ambos, la madre y el bebé , el mejor desarrollo y la máxima recuperación, no solo hablamos de ácido fólico, hablamos también de ácidos grasos omega 3, antioxidantes, probioticos…

necesidades nutricionales en las embarazadas

¿Cuáles son los nutrientes que marcan la diferencia?

  • Hierro: El hierro en la embarazada es una necesidad pues los elevados requerimientos de hierro durante esta etapa, en general, no pueden cubrirse con la dieta, aunque esta sea rica en hierro de alta biodisponibilidad. se asocia a anemia ferropénica en la madre, partos prematuros, bebés de bajo peso al nacer y mayor mortalidad perinatal. En la actualidad, la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece un recomendación de 30-60 mg/día de hierro elemental en forma de suplemento durante todo el embarazo. es recomendable tomarlo en  ayunas  para favorecer su absorción y no mezclarlo con té, leche o café  ya que interfieren en su absorción. Otros productos  como la vitamina C ayudan a su mejor absorción, por eso se dice que mejor tomarlo con zumo de naranja. El Hierro es un suplemento que provoca estreñimiento y heces negras.
  • Folato: El folato es, a dia de hoy una de las vitaminas más importantes y reconocidas durante el embarazo cuando hay gran actividad metabólica se incrementan mucho las necesidades de folato  y su falta se ha asociado a un incremento del riesgo de partos pretérmino, bajo peso al nacer, retraso en el crecimiento fetal y defectos del tubo neural. Se recomienda la ingesta de un suplemento de 0,4 mg de ácido fólico al día a todas las mujeres en edad fértil, con posibilidad de embarazo o que estén planeando quedarse embarazadas. además se  aconseja la ingesta de alimentos ricos en ácido fólico, especialmente vegetales de hoja verde, frutas, cereales, legumbres, levaduras y frutos secos. Lo ideal es tomarlo 1-2 meses antes de quedarse embarazada y durante todo el embarazo.
  • Calcio: en general el calcio no es un sumplemento que se recomiende por sistema como los dos anteriores sino solo en embarazadas que se supone poca ingesta de lácteos, tendencia a hipertensión o riesgo de  preclampias , !ojo¡ que en los lácteos desnatados con calcio añadido artificialmente el calcio no se absorbe de la misma manera,si es necesaria la suplementación con calcio nunca se debe mezclar con el suplemento de hierro pues impediría su absorción.
  • Yodo: El yodo es importantisimo pues una deficiencia  puede tener consecuencias irreversibles en el desarrollo neurológico .la falta de yodo puede dar lugar a un mayor número de abortos, retraso mental, retraso en el crecimiento, aparición de bocio y aumento de la tasa de hipotiroidismo.
    Gran parte de la población tiene déficit de yodo es por ello que actualmente existe la tendencia a usar sal yodada; sin embargo, en la embarazada incluso el uso de sal yodada es insuficiente, por ello se recomiendan suplementos farmacológicos extra, de al menos 200 μg de yodo al día, para las mujeres embarazadas, lactantes, y para aquellas que estén planeando un embarazo, lo mismo que sucede con el ácido fólico.
  • Vitamina D: oficialmente no hay una recomendación al respecto; sin embargo, existe mucho déficit de Vitamina D en la población, y actualmente se le ha relacionado con muchas patologías, Algunas organizaciones de salud van más allá y aconsejan la suplementación con vitamina D durante el embarazo y la lactancia Las dosis recomendadas oscilan entre 200 UI/día y 400 UI/día.
  • Vitamina E: sucede como la vitamina D, no hay suplementación oficial recomendada ; sin embargo, La vitamina E favorece el crecimiento fetal y parece desempeñar una función importante en el neonato prematuro. Mientras no haya más estudios al respecto la consigna es tomar una alimentación rica en vitaminas en general para no tener ningún tipo de déficit.
  • Probioticos: Hay indicios de que la suplementación con probióticos ejerce un papel protector en la preeclampsia, la diabetes mellitus gestacional, infecciones vaginales, aumento de peso materno-infantil y enfermedades alérgicas. Pero se necesitan más ensayos y el avance de la metagenómica para establecer mejor el papel de los probióticos en los resultados adversos del embarazo y en la lactancia.
  • Acidos Grasos Poliinsaturados: Los ácidos grasos poliinsaturados son esenciales en la nutrición del feto y el recién nacido. Tanto la familia omega 3 , es decir, el ácido α-linolénico (LNA), el eicosapentaenoico (EPA) y el docosahexaenoico (DHA), como la familia omega 6 (n-6), que son el ácido linoleico (LA) y el araquidónico (ARA) tienen actividades biológicas importantes, que son favorecer la integridad de la membranas celulares y la formación de prostaglandinas y tromboxanos. Durante el tercer trimestre de la gestación los requerimientos de DHA son especialmente elevados, debido al crecimiento del tejido nervioso y al desarrollo de la función visual. La nutrición occidental aporta baja cantidad de LNA y de DHA, y los comités de expertos en nutrición indican que la madre debe recibir suplementación con ácidos grasos omega-3 .La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), propuso en 2009, , la suma de 250 mg/día de EPA+DHA para adultos y adicionalmente 100-200 mg/día de DHA para embarazadas y madres lactantes. Si este aporte de DHA se traslada a su equivalente en alimentos, la población general debería consumir al menos 2 raciones de pescado azul a la semana y en el caso de la mujer embarazada o lactante este consumo debería ser mayor, incluso el doble. Por otro lado, se recomienda, simultáneamente, limitar durante el embarazo el consumo de ciertos pescados azules por su posible contaminación con metilmercurio. Todo ello hace difícil que la mujer embarazada pueda alcanzar la cantidad de DHA recomendada a través de los alimentos y cada vez más se recurra  más a la suplementación.

En resumen , como suplementos prácticamente obligatorios, Hierro, Folatos y Yodo, estrictamente hablando , además de una buena y variada nutrición si además queremos cuidarnos más los omega-3 de calidad con elevada cantidad de DHA, probioticos y vitaminas D yE además de una ingesta correcta de calcio, sobre todo en madres adolescentes o mayores , madres vegetarianas.

 

alimentacion en la embarazada

alimentacion en la embarazada

 

 

Precauciones en la alimentación de la embarazada

Precauciones en la alimentación de la embarazada

¿Qué otras precauciones debe tomar la mujer embarazada?

La contaminación es un problema que nos afecta a todos, pero cuando se habla de contaminación lo relacionamos con zonas con altas concentraciones de humo, ciudades industriales o fábricas; sin embargo, son muchísimas las sustancias  contaminantes que nos afectan en cantidades muy pequeñas y de algunas incluso se desconocen sus límites de toxicidad, la investigación continuamente está inventado productos químicos con aplicaciones diferentes, seguramente muy útiles pero cuyos efectos a largo plazo , en realidad se desconocen;  la exposición reiterada a estas sustancias puede alterar el funcionamiento de células, tejidos y órganos, incluso interferir en la expresión del ADN y los bebés e incluso los aún no nacidos son los más vulnerables. Las embarazadas son las personas que más deben alejarse de estas sustancias los disruptores endocrinos, son un grupo heterogéneo de sustancias que van desde pesticidas a los plásticos de uso habitual, un simple plástico que se calienta en el microondas puede liberar sustancias poco recomendables al alimento que se calienta…o incluso el recubrimiento de los vasos de un solo uso donde llevamos el café calentito…(más sobre disruptores endocrinos).

 

All search results