0
Mi cesta

Total:0,00 

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0,00 
Seleccionar página

A lo largo de nuestra vida muchos de nosotros podemos sentir que intelectualmente ya no rendimos lo mismo, a veces nos damos cuenta que nos cuesta más memorizar, tenemos menos capacidad de aprender cosas nuevas, menos capacidad de ejercitar nuestra mente, en los jóvenes esto suele suceder debido a la fatiga o el estrés, en la madurez tiene que ver más con  en el envejecimiento, la depresión, los nervios y también el estrés. La mala alimentación y el insomnio, incluso puede ser un proceso natural siempre cuando no entorpezca nuestra vida y no haya síntomas de alerta.

En general el rendimiento intelectual empieza a disminuir a partir de los 45 años ; sin embargo, no es preocupante a no ser que haya realmente:

  • Dificultad importante para retener la información o mantener conversaciones
  • No poder resolver un problema habitualmente sencillo
  • Descuidos, dificultad para orientarse o encontrar las cosas
  • Problemas de lenguaje, no encontrar las palabras
  • Apatía o incapacidad para hacer tareas con muchos pasos

Estos síntomas suelen cursar con decaimiento, bajo estado de ánimo, irritabilidad, cansancio en general, inseguridad relacionada con un esfuerzo intelectual, sueño de mala calidad, aun más cansancio… con lo cual se cierra el círculo.

Pero ¿Cómo se  valora el rendimiento intelectual de una persona? ¿Cómo se puede  saber si realmente está perdiendo capacidades o es simplemente así , al fin y al cabo se trata prácticamente de evaluar una persona en su totalidad , se trata de evaluar desde sus hábitos, sus estudios, su estado emocional, como funciona su actividad intelectual, su memoria, su atención, concentración,su razonamiento…

Existen pruebas como la resonancia magnética, el TAC, son pruebas que indican si hay una  reducción en la corteza cerebral. Si ha habido un ictus o un a hemorragia o una lesión que puede indicar un principio de demencia, además existen muchas pruebas psicométricas tipo minimental estate o test que valoran la memoria, la atención , la velocidad de procesamiento

Cualquier sospecha de este tipo nos debe llevar al médico especialista, es importante actuar a tiempo si existe un deterioro cognitivo.

Pero que hacemos si el problema es puntual producto del estrés , un periodo de trabajo excesivo, exámenes , exigencias o autoexigencias de la vida diaria que nos ponen a prueba, como podemos mejorar nuestro rendimiento intelectual? ¿existen remedios mágicos que nos pueden ayudar?

rendimiento intelectual

El problema es complejo y necesita de la sinergia de muchos factores, pero de entrada sabed que sí, algo podemos hacer, aunque no, no son remedios mágicos ni milagrosos, ojalá los hubiera pero hay muchos candidatos prometedores pero poca evidencia científica. .

Como siempre, la primera base en que se sustenta el rendimiento intelectual es la alimentación, ¨que el alimento sea tu medicamento” de nada sirve ejercitar nuestra memoria si ni dormimos ni comemos bien y estamos ansiosos. El cerebro consume el 50 % de los carbohidratos de la nutrición diaria de los cuales el 80% los usa como energía, en un cerebro sano deben estar presentes grasas, carbohidratos y aminoácidos, vitaminas y minerales.

  • Grasas: Acidos grasos monoinsaturaos y poliinsaturados, destacando DHA y EPA
  • Hidratos de carbono: glucosa y ácido glutamico: son la base de los combustibles cerebrales
  • Aminoácidos: son los componentes de las proteínas y de los neurotransmisores:
    • GABA: llamado también agente calmante cerebral
    • Aspartico: neurotransmisor estimulante
    • Acetil colina y acetilcarnitina: detoxificantes y mejoran el metabolismo energético d elas neuronas
    • Glicina y glutamina se convierten en el energético acido glutamico
    • Fenilalanina y tirosina: se transforman en dopamina y noradrenalina potenciadoras de la agudez mental
    • Metionina: actúa sobre la depresión neuronal
    • Triptófano: regula ele estado de ánimo y el patrón del sueño, es precursor de la melatonina y serotonina
  • Vitaminas:
    • La B1, B6,B12 están involucradas en la síntesis de neurotransmisores
    • Vitamina C : potente antioxidante
    • Vitaminas K, E, D: protectoras de la membrana nerviosa, su déficit se asocia a un aumento de una sustancia llamada Homocisteina que aumenta el riesgo de demencia y accidentes cerebrovasculares
  • Minerales: calcio, Zinc, cromo, magnesio, mamganeso, potasio , hierro.

 

Existe una correlación entre el consumo de determinados nutrientes y la menor aparición de ciertas patologías relacionadas con el deterioro y el rendimiento intelectual, por ejemplo dietas pobres en vitaminas del grupo B se han relacionado con el deterioro cognitivo en ancianos, dietas bajas en Hierro, colina, ácidos grasos poliinsaturados, se relacionan con trastornos del estado de ánimo y cognitivos y también dietas pobres en Zinc  se relacionan con deterioro neurofisiológico.

Las vitaminas vinculadas a un buen rendimiento cognitivo se encuentran en fuentes muy variadas, la vitamina C en frutas y verduras, las del grupo B en distintas fuentes como la B12 en alimentos de origen animal en cambio el ácido fólico en alimentos vegetales, legumbres, frutos secos, verduras de hoja verde, el resto de grupo B en fuentes de origen animal carnes , pescados, huevos, cereales…  los minerales en lácteos, en alimentos con alto contenido en fibra, carnes rojas etc, en definitiva,

todas estas sustancias las tomamos con una buena y variada dieta, aunque en la práctica existe un estudio que indica que incluso las personas que activamente se preocupan por su alimentación, no cumplen el 100% de los requerimientos diarios para cada nutriente esencial. Ante esta situación podemos suplementarnos con complementos dietéticos de calidad .

rendimiento intelectual

 

El mercado actual está lleno de suplementos que prometen maravillas para estimular nuestro rendimiento intelectual, memoria y concentracion, pero muchos de ellos no tienen aún evidencia científica  y/o incluyen declaraciones engañosas o prometen efectos superiores a los esperables. En general podemos  fiarnos de suplementos que contengan:

  • Vitaminas B1,B2,B3, B5, B6, B12, Biotina, ácido fólico: todas ellas participan en los procesos de formación de energía, son necesarias para la detoxificación y la síntesis de neurotransmisores indispensables para el mantenimiento de la función cognitiva. Su falta se puede manifestar a nivel cerebral con síntomas de pérdida de memoria, apatía, irritabilidad, confusión.
  • Vitamina C: antioxidante que ejerce un efecto de protección frente a radicales libres
  • Calcio y magnesio: están estrechamente relacionados, el calcio ayuda al funcionamiento de los transmisores y el magnesio del sistema nervioso, la acción combinada ayuda al sistema nervioso
  • Zinc: Neuromodulador y protector frente al daño oxidativo. Mejora la concentración, la atención y la memoria y protege las neurononas.
  • Ginkgo biloba: planta que mejora el flujo sanguíneo cerebral, antioxidante y neuroprotectora a dosis equivalenrtes a 750mg/dia. Unque debe tenerse precauciones ne pacientes que tomen anticoagulantes o epilepsia incluso debe suprimirse 3 o 4 días antes de una intervención.
  • Guaraná (Paulina Cupana): aumenta ele stado de vigilia y suministra energía, aumenta la concentración y disminuye la sesacion de fatiga, el efecto se produce a los 30-45 minutos y es más duradero que la cafeína sola. Evidentemente esta contarindicado en personas sensibles a la cafeína , pacientes con ulceras gástricas, arritmias, hipertensión o hipertiroidismo. Es muy eficaz en momentos puntuales en los que necesitamos un mayor rendimiento ya. Las dosis aconsejadas de 1-3 gramos de Guaraná en polvo pero hay que tener en cuenta las bebidas con cafeína que se toman al día
  • Eleuterococo: La Agencia Europea del Medicamento (EMA) aprueba su uso tradicional para el tratamiento de los síntomas de astenia, como fatiga y sensación de debilidad.
    varios estudios clínicos confirman el aumento de la resistencia frente a distintos factores físicos de estrés (potencial adaptógeno), la mejora de capacidad psicomotora y física y de la función cognitiva. hay que tener precaución puesto que en ocasiones se ha descrito la aparición ocasional de insomnio, irritabilidad, taquicardia y cefalea como efectos secundarios.
  • Ginseng: La Agencia Europea del Medicamento (EMA), en su borrador, aprueba el uso tradicional de la raíz de ginseng y sus preparados para el tratamiento de los síntomas de la astenia, como la fatiga y sensación de debilidad.
    Ensayos clínicos demuestran que la raíz de ginseng es capaz de aumentar las prestaciones físicas e intelectuales, la capacidad de reacción y la función respiratoria del hombre. Estos efectos no se manifiestan inmediatamente. De forma general, el ginseng actúa sobre el sistema nervioso central (estimulación o depresión), regula la presión arterial, posee acción inmunoestimulante, hipolipemiante, hipoglucémica y anabólica. El ginseng muestra un efecto protector frente varios agentes como radiaciones ionizantes, infecciones y toxinas y de recuperación en casos de agotamiento físico y estrés psicológico
  • Omega -3: la complementación con Omega -3unos 1600 mg de EPA y 800 mg de DHA al dia en adultos parece mejorar el rendimiento y la concentración. Se deben tener precauciones con anticoagulados y también en personas con alergias al pescado o mariscos.

 

El hecho de que un nutriente, combinación de nutrientes o complemento alimenticio no tenga declaración de propiedades saludables aprobada por la EFSA (European Food Safety Authority)no quiere decir que no tenga evidencia científica, este organismo para aceptar una declaración de propiedades saludables exige diversos requisitos no siempre fáciles de cumplir para un producto complejo como puede ser un complemento. En la farmacia, encontramos suplementos con mezclas de estas plantas , minerales y vitaminas utiles,unos más indicados de mantenimiento como tratamiento de fondo  y otros como el Guaraná, Ginseng, Eleuterococo son más útiles en momentos puntuales que se necesita un rendimiento mayor rápidamente.

Existen  a su vez, plantas medicinales con propiedades muy prometedoras , algunas de ellas con un uso tradicional muy arraigado pero cuyos estudios hasta ahora fueron pequeños, con números limitados de pacientes y calidad metodológica deficiente. Se necesitarán más ensayos aleatorios, más grandes y  de alta calidad.

  • Bacopa: se utiliza tradicionalmente en medicina ayurvédica para fortalecer el sistema nervioso y la memoria.
    Los bacopásidos y las bacopasaponinas, sus componentes principales, tienen varios mecanismos de acción sobre el sistema nervioso central, incluyendo la actividad neuroprotectora, antioxidante, inmunomoduladora y colinérgica. Existen ya muchos estudios algunos con resultados esperanzadores, una mejora en la velocidad de procesamiento de la información visual, velocidad de aprendizaje, consolidación de la memoria y en el estado de ansiedad en el control mental, la memoria lógica, y aprendizaje.
Bacopa

Bacopa

 

  • Huperzia Serrata: La huperzina (lycopodium serratum) es un producto natural aún bastante desconocido. Parece que posee un enorme potencial a la hora de ralentizar los déficits de memoria. uno de sus componentes la Huperzina A ayuda a reducir la degradación de la acetilcolina, un neurotransmisor y ha sido estudiada en los últimos años pudiendose apreciar un notable incremento de la memoria en animales y en humanos, los estudios han sido insuficientes pero lo suficientemente prometedores como para valorar esta planta para su uso futuro en demencias incluida la enfermedad de alzheimer
HUPERZIA SERRATA

HUPERZIA SERRATA

Otros ingredientes que tienen estudios y que en algunos casos han solicitado una alegación de salud son: superoxido dismutasa ; isoflavonas (de la soja); ligananos, tirosina, aceite de palma rico en catequinas; selenio.

Este articulo ha sido publicado en la Revista salud Total en Octubre 2016

All search results