0
Mi cesta

Total:0,00 

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0,00 
Seleccionar página

 

 

Volvemos a hablaros de medicina bioreguladora, una terapia emergente que a menudo se confunde con la homeopatia y la fitoterapia compartimos con vosotros nuestro  articulo : medicina bioreguladora: ¿Qué es ? ¿en que se basa? ¿tiene estudios? ¿es eficaz?  Intentamos contestar vuestras dudas en nuestra sección habitual “tu farmacia responde” de la revista Salud Total.

 

 

Seguramente habréis oído hablar últimamente d ela medicina bioreguladora o la Homotoxicologia, esta medicina se encuentra en ocasiones enmarañada entre muchas  popularmente llamadas “terapias alternativas” y puede pasar desapercibida o confundida con otras  cuyo fundamento es desconocido o poco estudiado, pero la medicina biorreguladora es otra cosa, el Dr  Reckeweg (Alemania,1905-1985) desarrolló

un concepto de enfermedad al que posteriormente se han unido muchos otros, como un fallo en los mecanismos defensivos o “reguladores” del propio organismo, afirmaba que cómo determinadas sustancias que provienen del exterior o incluso procedentes del propio organismo (a las que llamó toxinas u “homotoxinas”), se van acumulando en el organismo, cuando se sobrepasa la capacidad natural  de éste para eliminarlas, aparece la enfermedad. Se trata pues de restablecer  el equilibrio inicial del organismo estimulando la eliminación de toxinas y potenciando sus mecanismos reguladores, esto tan sencillo, es la base  del tratamiento de la enfermedad que promulga la medicina biorreguladora. Tanto la teoría de la Homotoxicología como el uso diario de medicamentos antihomotóxicos o bioreguladores está presente en más de 70 países de todo el mundo. La convicción del Dr. Reckeweg llevó a muchos médicos a tratar a sus pacientes de una manera diferente. Aun ahora, e incluso más que antes, más de 20 años después de su muerte, la homotoxicología es un concepto muy apreciado en la medicina complementaria y cada vez va convirtiéndose más en una “revelación” en el ámbito de la medicina convencional. De esta forma, el Dr. Reckeweg consiguió cumplir su sueño con éxito: construir un puente entre la medicina convencional y la medicina complementaria.

Vamos a intentar trasmitir aquí algunos conceptos generales para poder entender mejor los tratamientos y alguna terminología básica también sobre los medicamentos de medicina biorreguladora.

Así pues,la medicina biorreguladora, tiene una visión general del organismo , no trata la enfermedad únicamente desde el punto de vista de los síntomas o de un único órgano diana, sino que hay que intentar actuar sobre la causa que está produciendo el problema. Inicialmente se consideran que son las homotoxinas, tóxicos de todo tipo en el sentido clásico, pero también consideran ,por ejemplo, que el estrés es una toxina o la lactosa, si uno no tiene bastante enzima lactasa para digerirla.

Desde que nacemos nuestro cuerpo va recibiendo toxinas y las va eliminando, primero mediante mecanismos como el vómito, la hipersudoración, la diarrea, hipermenorrea etc. La medicina clásica utiliza antieméticos, o antipiréticos, para mejorar de forma rápida la sintomatología, pero eso puede significar bloquear el mecanismo propio de detoxificación del organismo. Ej: A un niño que vomita a menudo la leche se le puede prescribir una leche antirregurgitación que es una leche más espesa que hace casi imposible el vómito, pero eso implica bloquear el mecanismo que tiene para eliminar algo que no le está sentando bien y la acumulación de ese “tóxico” puede producir otros efectos con el tiempo ej. Dermatitis erupciones, diarreas etc…

pecera

En medicina biorreguladora se le da mucha importancia a la matriz extracelular, el medio en el que “nadan” las células y al que se vierten muchas de esas toxinas, además por ejemplo las neuronas no contactan de forma directa con otras células sino a través de de ésta matriz, es decir,  es como un filtro que aunque no tiene funciones especificas su “salud” es un determinante de nuestro bienestar. Su estructura es muy compleja, está formada por biopolímeros de azucares junto con fibras como elastina, colágeno, etc., tiene mucha capacidad de adaptarse a cambios continuados por su elevado potencial de diversidad estructural, para hacernos una idea con 4 monosacáridos se forman unos 36.000 azúcares diferentes.

En el proceso de contacto con estas homotoxinas tenemos varias fases:

  • Una fase de excreción donde el organismo se ve atacado por algo que no puede procesar y lo elimina mediante mecanismos muy llamativos y bruscos vómito, sudoración, orina, diarrea etc.
  • Una fase de inflamación, que en este momento se trata de una inflamación benigna con la que el cuerpo quiere eliminar lo que el vómito no ha podido para evitar que se deposite en la matriz extracelular, si también abortamos la inflamación se depositará finalmente en la matriz extracelular.
  • Deposición: el cuerpo no ha conseguido eliminar la toxina, han fallado los dos primeros mecanismos o bien los hemos bloqueado continuamente o bien hay muchas toxinas y se acaban depositando. Pero aún son depósitos benignos unidos por fuerzas débiles que se pueden desprender con la fiebre y pasar a linfa y eliminarse. A partir de aquí ya pasamos una “línea roja” llamado el CORTE BIOLOGICO que separa la salud de la enfermedad. La sintomatología a partir de entonces no es tan brusca ni escandalosa.
  • En la fase de impregnación, las toxinas ya se unen con enlaces más fuertes, más difíciles de romper y por tanto estas homotoxinas son más difíciles de eliminar con lo cual son un obstáculo para el paso de la información través de la matriz extracelular. Se produce una asfixia de las células y puede haber también acidificación del medio. Se pueden dar bloqueos enzimáticos o de rutas metabólicas.
  • Fase de degeneración: cada vez la situación se agrava más y esto conduce a apoptosis o muerte celular con una pérdida de función celular que acaba en pérdida de funcionalidad de los órganos.
  • la última fase es la desdiferenciación: que desemboca en proliferación anormal oncogénesis y cáncer.

Como consecuencia de estos conceptos , todo tratamiento en medicina biorreguladora está fundamentado en tres pilares:

1º – detoxificación hepatica, renal y linfática

2º- la inmunomodulación: modular la inflamación manteniendo  su efecto de señal natural.

3º- la reparación de los órganos afectados.

Son tratamientos profundos que tratan siempre el problema de raíz. No debemos llegar a los estadios finales pues cada vez el tratamiento es más difícil y el proceso menos reversible. La medicina bioreguladora no cura el cáncer ni es un tratamiento milagroso que lo cura todo, los médicos que la prescriben , que ya son muchos, disponen de una compleja tabla a la que llaman tabla de evolución de la enfermedad, un instrumento que les permite evaluar la evolución de la enfermedad del paciente. La utilización correcta de la misma no sólo da una idea de la gravedad de la enfermedad del paciente, sino que también ayudará al médico a establecer un plan terapéutico eficaz. Pero la evolución de la enfermedad puede durar decenios. Esto significa que entre dos fases de enfermedad puede haber años de aparente salud. Y ello es así porque las fases de depósito pasan casi siempre desapercibidas. Muchas dolencias aparentemente inocentes son más graves desde el punto de vista de la homotoxicológia o medicina bioreguladora que las enfermedades inflamatorias agudas, aparentemente serias, de la medicina académica, pueden iniciar un proceso lento de intoxicación que puede acabar en daño celular.

biorreguladora

Los medicamentos de medicina biorreguladora suelen estar compuestos de varios principios activos, siempre naturales, que se complementan entre sí para poder actuar sobre varios síntomas de la enfermedad ,además están generalmente en microdosis con objeto de conseguir eficacia pero minimizando efectos adversos, son dosis equivalentes a las que se encuentran hormonas , enzimas incluso neurotransmisores en el organismo. Su mecanismo de acción se conoce en la mayoría de los casos, son altamente efectivos provocando respuestas rápidas y acciones precisas, con algunos de ellos, como un conocido modulador de la inflamación se han obtenido resultados similares en comparación con medicamentos antiinflamatorios de uso habitual, existe un medicamento muy utilizado para el vértigo co0n el que se ha podido incluso grabar un video sobre la mejoría en la microcirculación después del tratamiento y tiene estudios comparativos con dimehidrinato, betahistina y Ginkgo Biloba.

La homotoxicologia o medicina biorreguladora es una terapia muy compleja pero altamente estudiada que da explicación a problemas de salud recientes, sindromes complejos como el síndrome de sensibilidad central, la fibromialgia, la fatiga crónica, piernas inquietas, disminorrea, migrañas, dar explicación no significa que las cure sino que las puede mejorar y además no es incomptatible con las terapias clásicas incluso se puede utilizar como coadyuvante en muchos tratamientos. Cada vez existe más reconocimiento de la utilidad de la medicina biorreguladora en la práctica clínica por parte de las sociedades médicas y científicas, existen muchísimas publicaciones nacionales y extranjeras la respecto pero aun queda mucho camino por recorrer, sin duda oiremos hablar de este tipo de terapia cada vez más.

All search results