0
Mi cesta

Total:0,00 

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0,00 
Seleccionar página

Reproducimos aquí nuestro artículo completo de este mes el la Revista Salud Total. Todo lo que querías saber sobre los probióticos, ¿cual escoger? ¿como saber si es el adecuado para mi problema? ¿es de calidad? ¿como debo tomarlo? ¿cual es el probiotico ideal? y  si tenéis más dudas… ¡nos preguntáis!
Desde hace unos años ha cambiado la imagen del ser humano, nuevos conocimientos explican el papel de las bacterias en nuestro organismo, existen entre 5.000 y 35.000 especies bacterianas diferentes en nuestro intestino, y en cantidad superan con creces el número de células, somos más bacterias que células, y ellas son, en realidad, socios importantes y necesarios para nuestra calidad de vida. Cada persona tiene un microbioma individual característico casi como nuestra huella dactilar aunque los rendimientos metabólicos sean similares. Ya en el vientre materno las bacterias de la madre colonizan el intestino del bebé y algunas parece que incluso pueden pasar rasgos a la descendencia de manera similar a como se pasan los rasgos de padres a hijos, la leche materna contiene más de 700 especies diferentes de bacterias. Los científicos han encontrado lo que llaman un eje cerebro-intestino, el cerebro envía continuamente mensajes al intestino y al revés mediante neurotransmisores como la serotonina y el GABA, el estrés puede alterar este importante eje…, hay además también una relación directa con el sistema inmunitario, las bacterias de nuestro cuerpo son un órgano más de extraordinario potencial del que nos habíamos olvidado. Los seres humanos y los microbios están entrelazados, es como tirar de un hilo y que cambie todo al otro lado, si eliminásemos los microbios el sistema inmunitario no funcionaria correctamente. Los científicos están investigando arduamente en este campo, hay estudios sorprendentes con ratones en que los ratones sin flora bacteriana tienen una conducta anormal, incluso una maduración cerebral distinta, el hecho de estar colonizados por bacterias influye en como se desarrolla su cerebro en su conducta, en como se mueven…… en cuanto a las personas se desconoce todavía mucha información sobre nuestra microbiota intestinal pero las posiblidades son inmensas.
 

lactobacillus

lactobacillus


¿Por qué son tan frecuentes hoy en día trastornos funcionales digestivos como dispepsias, síndrome de intestino irritable etc…? En España se estima que el 39% de la población ha sufrido dispepsia alguna vez en su vida, síntomas como dolor, hinchazón abdominal,  pesadez después de comer son muy frecuentes y en el 60% de los casos no obedecen a ninguna causa orgánica, el síndrome de intestino irritable es el trastorno funcional más frecuente en las consultas de atención primaria, y la dolencia crónica más común en el tracto digestivo, supone entre el 16-25% de las consultas de gastroenterología, se caracteriza por dolor o malestar abdominal, gases con distensión abdominal, alteración de las evacuaciones con estreñimiento o diarrea y sin embargo, tampoco se explica fácilmente mediante una anormalidad estructural o química de nuestro cuerpo. Su tratamiento es complejo influyen factores psicológicos como el estrés, la dieta, factores ambientales, se prescriben espasmolíticos, antiinflamatorios, hay actualmente terapias emergentes con nuevos medicamentos… ¿obedece todo ello, en parte, a un desequilibrio de nuestra flora? Todo parece indicar que así es, pacientes con síndrome de intestino irritable tratados con probioticos (microorganismos vivos que forman parte de nuestra flora) durante 3 meses mejoran los síntomas y disminuyen la sensibilidad visceral y las distensión.
Uno de los avances científicos más impresionantes es llegar a entender que los microorganismos no son solo pasajeros en nuestro cuerpo sino que poseen funciones fisiológicas muy importantes y que al modificar su equilibrio podemos alterar nuestra salud en muchos aspectos.Las funciones demostradas de los probioticos son fundamentales para cualquiera de nosotros, al fermentar sustancias no digeribles recuperan energía, producen vitaminas aminoácidos fundamentales para fabricar proteínas y colaboran en la absorción de iones como calcio magnesio, pero no solo eso, tienen una función defensiva que evita que cuando entramos en contacto con un patógeno, éste encuentre un nicho accesible, se ha desmostrado que los animales sin flora padecen muchas más infecciones y necesitan una cantidad minima inicial, mientras que cuando existe flora bacteriana hace falta mucha más carga de patógenos para provocar la enfermedad , además se están estudiando otras muchas relacionadas con el síndrome metabolico, la obesidad, la diabetes etc…
E.coli

E.coli


La Organización Mundial para la Salud (OMS o WHO) define los probióticos como:
“Microorganismos vivos que cuando son suministrados en cantidades adecuadas promueven beneficios en la salud del organismo huésped”. En efecto, se trata de microorganismos vivos (bacterias, hongos etc.) que administrados en una cantidad y formas adecuadas confieren un beneficio a la salud del individuo. Las especies más utilizadas son: Lactobacillus, Bifidobacterium, la levadura Saccharomyces foulard, algunas especies de Escherichia coli, enterococos y otros bacilos. Los probióticos pueden incorporarse a un amplio abanico de productos, tanto en alimentos como en  medicamentos y suplementos dietéticos. En el caso de alimentos, las formas más comunes de administración son los productos lácteos y en el caso de suplementos, podemos encontrar comprimidos, cápsulas y sobres que contienen microorganismos en forma liofilizada. Para conseguir un efecto óptimo, es muy importante que dichos probióticos permanezcan vivos. Cada vez son más comunes, ya existen laboratorios punteros que comercializan leches hidratantes con probioticos para la dermatitis atópica, geles íntimos con probioticos etc.…
Ahora el reto de las investigaciones futuras debe encaminarse a definir que combinación de probioticos, que carga bacteriana y para qué problema debe utilizarse cada probiotico concreto. Los probioticos han demostrado estar relacionados con patologías como asma bronquial, alergias, infecciones vaginales, dermatitis atópica, síndrome metabólico, bronquitis, sinusitis, amigdalitis… Pero no sirve cualquier probiotico, ni uno sirve para todos los problemas.
Recientemente han aparecido en el mercado probioticos de todos los tipos y de todas las presentaciones y precios, pero ¿Cuál es el bueno?¿Como escoger un buen probiotico y adecuado para mi problema? A raíz de la controversia existente en este tema se creó la La Sociedad Española de Probióticos y Prebióticos (SEPyP) es una organización científica sin ánimo de lucro dedicada al fomento y difusión del conocimiento científico y la investigación, la aplicación clínica y la divulgación sobre microbiota , probióticos y prebióticos y su impacto en la salud y esta sociedad definió un consenso científico sobre este tipo de productos para evitar tanta confusión. Además se puede consultar la guía de la Organización mundial de gastroenterología(www.wordgsatroenterology.org), han tabulado para cada indicación que especie concreta y dosis es necesaria y en base a que evidencias se le reconoce su eficacia.
Como directrices generales, un probiotico ideal debe contener:

  • Una identificación de género y especie en una nomenclatura que concuerde con los nombres reconocidos científicamente actualmente , La comercialización y los nombres comerciales no están regulados, y las compañías pueden ponerle el nombre que quieran a sus productos probióticos y eso no solo induce a confusión sino que , en cierto modo,permite prácticas poco éticas.
  • El numero organismos viables de cada cepa al final de la vida útil del producto , las condiciones de almacenamiento recomendadas , seguridad bajo las condiciones de uso recomendadas ,dosis recomendada, que se debería basar en la inducción del efecto fisiológico declarado Una descripción exacta del efecto fisiológico, en tanto sea permitido por la ley Información de contactos para la vigilancia post comercialización.
  • Cuanta mayor carga bacteriana mejor, aunque La dosis necesaria de probióticos varía mucho dependiendo de la cepa y el producto. Si bien muchos productos de venta libre administran un rango de 1–10 miles de millones de bacterias por dosis, algunos productos han demostrado ser eficaces a niveles inferiores, mientras que otros requieren muchísimas más. No es posible establecer una dosis general necesaria para probióticos; la dosificación debe basarse en estudios en humanos que muestren un beneficio a la salud.
  • Lo ideal es que además vayan acompañados de los llamados prebióticos, que nos son más que son sustancias que sirven como alimento a los probióticos, ayudándolos en su desarrollo, generalmente suelen ser hidratos de carbono no digeribles, como la inulina por ejemplo, además pueden incluir cofactores sustancias que ayudan al probiotico.
  • En general para las cepas de bacterias conocidas no existe ningún problema de seguridad , aunque el uso de probióticos en personas enfermas queda restringido a las cepas e indicaciones con eficacia probada.
  • Los probioticos deben tomarse en ayunas con el estómago vacío preferiblemente y nunca con liquidos calientes, si estamos con tratamiento antibiótico deben separarse las tomas unas 3 horas.

 
Todas las superficies de nuestro cuerpo que están en contacto con el exterior, piel, cavidades como boca, vagina , intestino, están llenas de bacterias y tenemos que aprender a manejarlas como si de otro orgáno de nuestro cuerpo se tratara, una dieta sana, alta en fibra, con alimentos naturales y no procesados ni semicocinados,junto con  el ejercicio y los hábitos saludables son la mejor manera de conseguirlo.Un estudio cientifico publicado recientemente ya habla de los conservantes artificiales usados en muchos alimentos procesados como causantes del aumento del riesgo de enfermedades inflamatorias intestinales y trastornos metabólicos, esta investigación descubrió que los emulsionantes que se utilizan para mejorar la textura y aumentar la vida útil de los alimentos, alteran la composición de las bacterias del colon. Es la primera vez que se demuestra que estos aditivos tan comunes en productos como margarinas, salsas, galletas, helados… afectan directamente a nuestra salud.SI tenemos tendencia a padecer transtornos ,sobretodo ,digestivos no está de más hacer alguna tanda de un buen probiótico de calidad periódicamente para mantener nuestra flora en equilibrio. Cada vez oiremos hablar más de la relación del equilibrio de nuestra flora con multitud de patologías, empecemos a cuidarnos ya.
Artículo publicado en en Salud Total

All search results