0
Mi cesta

Total:0,00 

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0,00 
Seleccionar página

Todos tenemos algún recuerdo de aquella vez que nos fuimos de vacaciones  y el niño o la niña se hizo daño y no teníamos ni una miserable tirita de colores con dibujitos de esas que “curan”… para que eso no nos pase hemos elaborado un botiquín de viaje infantil para que podamos colgarlo en la nevera y repasarlo antes de salir disparados.


Por supuesto,  un buen botiquín de viaje debe cumplir una serie de premisas:


  • adecuarse a nuestra familia:ancianos, bebes, niños, y también mascotas…
  • adecuarse al lugar de destino de nuestras vacaciones: no es lo mismo ir al Himalaya que al trópico, ni montaña que playa….
  • tiene que ser resistente y ligero y si no es mucho pedir tener algún tipo de aislante térmico.

Hoy nos vamos a referir solo a los niños pero si estáis interesados tenéis en un post anterior todo lo que debe contener un buen botiquín de viaje aquí.

Antes de salir, si vamos en coche mejor preguntar a nuestro pediatra algo para el mareo como la biodramina jarabe, cinfamar infantil o simplemente utilizar aceite esencial de limón(a partir de 3 años).
Los niños cuando están de vacaciones,al estar mucho más tiempo al aire libre debemos protegerles la piel con más cuidado, mejor protectores solares de filtro solar 50+ y resistentes al agua, pero si aún así nos despistamos y se queman ligeramente debemos llevar una aftersun calmante e hidratante para después del sol o una loción de calamina,un repelente de mosquitos, más potente dependiendo de la zona donde vamos, hoy en día una gran variedad de lociones, sprays para el ambiente naturales,parches , aceites esenciales de citronella… si aun así el mosquito consigue atraparnos, debemos preveer que la picadura provoca en los niños reacciones de inflamación importantes pero fácilmente solucionables con cremas con cortisonas suaves adecuadas para ellos que debe ser escogidas cuidadosamente por tu pediatra ,aplicados correctamente son preparados seguros pero los niños, y especialmente los lactantes, tienen una piel mucho más fina y una superficie cutánea proporcionalmente más amplia, por lo que su riesgo de absorción sistémica  puede ser muy superior a la del adulto. Siempre de baja potencia, evitando los de potencia alta o muy alta), y no aplicarlos sobre zonas extensas y durante largos periodos de tiempo. Para picaduras de avispas, medusas incluso quemaduras por rozaduras el aceite esencial de espliego macho, dos gotas sobre la zona y obtenemos rápido alivio.
 
Tiritas, antiséptico tópico, en este caso nos inclinamos por la cristalmina, altamente eficaz y además transparente(no está de más por si se abre o rompe en la maleta), para golpes un buen stick de Árnica y para el dolor o la fiebre paracetamol o ibuprofeno en función de la edad de nuestro peque en jarabe o en comprimidos masticables como el junifen bucodispersable que no necesita ni agua.
 
Los cambios de hábitos pueden provocar en los niños fácilmente alteraciones gastrointestinales, nauseas, diarrea o estreñimiento, por tanto no debe faltar en nuestro botiquín de viaje un antiemético , probióticos y algún laxante natural aunque pensad que los supositorios de glicerina pueden deshacerse con facilidad con el calor mejor un Melilax pediátrico, enemas de miel aptos para uso hasta en bebés.
 
De todas maneras, si no queréis llevar la farmacia a cuestas, en cada pueblo de España por pequeño que sea suele haber una farmacia con su farmacéutico que os puede asesorar estupendamente..por suerte nuestro sistema sanitario nos permite disponer de un asesor en salud en cada rincón de España, ¡aprovechadlo!
Ah! y  no olvidemos que a aparte de nuestro botiquín de viaje debemos llevar la tarjeta sanitaria, teléfono de nuestro pediatra y informarnos de los centros de salud cercanos a donde vayamos…y esperar que de todo ello no tengamos que usar absolutamente nada ….
 
¡Felices vacaciones! os dejamos con una frase de Mr Wonderful:
 
 
 
Nosotras por nuestra parte seguiremos aquí al pie del cañón…

 
 
All search results