0
Mi cesta

Total:0,00 

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0,00 
Seleccionar página

Perdonad que insistamos en el tema pero, Pensando, entre todas, sobre las consultas que nos hacéis a pie de mostrador en estos meses de verano nos ha venido a la cabeza una de las más frecuentes la inesperada aparición de los molestos hongos en los pies, a veces en plenas vacaciones, entre otras razones porque visitamos con frecuencia espacios públicos como playas y piscinas, nuestros pies quedan muy expuestos porque es habitual utilizar sandalias, chanclas o andar descalzos. Sin darnos cuenta pisamos descalzos por los mismos lugares por los que pisan centenares de personas. Una persona afectada de hongos va dejando pequeñas escamas que se adhieren a la piel de la siguiente persona que pisa en el mismo sitio. Así se propagan con muchísima facilidad y pueden empezar a formarse sigilosamente en la zona debajo de las uñas, donde es muy difícil percibirlos, para luego propagarse al resto de la piel. Muchas veces pasamos por alto las uñas a la hora de pensar en prevenirlos, pero son una de las partes más importantes para cuidar. Una vez que se han originado en esa región, si no los tratamos a tiempo, será muy fácil que terminemos teniendo pie de atleta que es mucho más complicado de curar, aunque no es para nada peligroso.
¿Cómo detectarlos?

Lo ideal es tener el médico de cabecera a nuestra disposición, aunque tal como está la sanidad española eso parece harto difícil, así que os daremos unos criterios para que podáis decidir por vosotros mismos cuando debéis acudir o simplemente dejad que vuestro farmacéutico más cercano os asesore:
– Si hace más de dos semanas que tenéis la molestia.
– Si además padecéis otras enfermedades como asma y diabetes
– Si la afección de extiende por todo el pie incluso la parte superior
– Si la piel está húmeda y supura, hay fisuras profundas y dolorosas e inflamación o costras amarillentas que indicarían una infección secundaria por bacterias.

Si queréis identificar a tiempo la aparición de micosis, es necesario revisar minuciosa y diariamente la piel de esa región del cuerpo, Los hongos se identifican porque la piel comienza a partirse o descascararse, se producen ampollas que pueden ser de agua, se enrojece la región afectada y pueden aparecer síntomas como ardor, comezón y mal olor. Aunque los hongos suelen salir en las uñas también pueden salir entre los dedos y otras partes del pie. En estos casos la piel suele tener un aspecto más reseco (incluso llega a grietarse) y suele picar.A veces nis siquiera presentan síntomas.
Sin embargo, una vez que ya están instalados, nada podremos hacer para volver el tiempo atrás, así que deberemos tratar el problema para solucionarlo.

¿Cómo se tratan?

Las embarazadas siempre deben ir al médico. Por suerte para todos los demás tienen tratamiento fácil y efectivo si se cogen a tiempo aunque un poco pesado. Se utilizan antimicóticos tópicos como: terbinafina,clotrimazol, miconazol,econazol, ketoconazol, bifonazol… en forma de pomadas , geles, polvos, soluciones o aerosoles.(canespie,daktarin etc…) La mayoría de estos productos deben aplicarse diariamente sobre los pies limpios y secos, dos veces al día, mañana y noche, excepto algunos como el nuevo canesderm pie de Bayer , mucho mas cómodo, se aplica una sola vez sobre la zona afectada de (Adultos y adolescentes a partir de 12 años) en este caso el tratamiento debe durar 3 semanas. En general el tratamiento dura de 2-4 semanas y se aconseja seguir dos semanas más después de la erradicación y combinarlo con polvosantifungicos tipo fungusol para poner en el zapato. Es muy importante que la crema penetre bien y lavarse las manos después.
En caso de alergia o sensibilidad a este tipo de productos se puede usar la Ciclopiroxolamina, aunque no en embarazadas, lactantes, ni menores de 10 años. También 2 veces al día.


¿Cómo evitarlos?
Los hongos de los pies encuentran su entrono ideal en los ambientes húmedos. Por eso no hay que evitar usar un calzado demasiado cerrado en verano, ya que el sudor puede producir las condiciones de humedad aptas para que se desarrollen los hongos. En caso de que no haya opción es preferible que la suela no sea de goma ya que traspiran peor. 

  • También es muy importante lavarse con jabón de pH neutro y secarse bien sobre todo entre los dedos de los pies.
  • Reducir al máximo posible la traspiración de los pies llevando zapato ligero tipo sandalias y si hay que llevar calcetines que sean de algodón para permitir mejor la ventilación.
  • Utilizar calzado protector en piscinas, duchas públicas, vestuarios…
  • Asegurase de que no hay hongos en el calzado y calcetines a base de cambiar y limpiarlos regularmente e incluso utilizar polvos fungicidas en los zapatos.
  • Cambiar a menudo y no compartir toallas ni calcado.
  • No abusar de los esmaltes de uñas y, si se utilizan, cambiarlos con frecuencia, ya que no dejan transpirar.

Falsos mitos sobre los hongos
“Los hongos en los pies son debidos a falta de higiene”: la realidad es que muchas personas aún lo creen. Por supuesto que esto no es cierto, ya que es una variedad inmensa de factores la que desencadena su formación. Solo hace falta pisar descalzo donde los haya!
“Tras coger hongos en los pies, ¿debería tirar mis zapatos para no volverme a infectar tras el tratamiento?”No es necesario tirar el calzado. El hongo necesita un huésped donde vivir (la piel) se alimenta de ella y por tanto no sobrevive en el calzado, si es importante ventilarlo a menudo, variar de zapato si se traspira mucho y en caso necesario usar polvos antifungicos.

 
 “¿Es necesario hidratar los pies cada día?”Depende del estado de la piel, quizá no sea necesario pero si aconsejable Una piel joven es suficiente hidratarla tres veces a la semana durante los meses de invierno. Si se usan sandalias en verano, la hidratación debe hacerse con más frecuencia. Existen múltiples cremas como la Neutrogena, Sholl que nos pueden ayudar a tener una rutina de cuidado de pies.DrScholl incluso este año ha sacado uno en barra comodísima para hidratar los talones. 
Si queréis saber más sobre el cuidado de los pies os recomendamos que releáis 2 posts

anteriores:


Remedios caseros:

No podíamos acabar sin nombraros algunos de los remedios caseros que forman parte del anecdotario popular desde bañarse los pies con agua oxigenada hasta con listerine o vinagre, o hacer una pasta de bicarbonato de sodio y aplicársela en los pies. Ninguno de ellos está documentado científicamente ni existen pruebas de su eficacia. Si os gustan los productos naturales existe un aceite indicado para Uñas y pies sensibles Fongiarom de Pranarrom contiene 100% de aceites esenciales certificados de origen biológico. Se utiliza para purificar o proteger la piel de los pies y de debajo de las uñas, cuando estas se vuelven sensibles, se ponen amarillas o se irritan, por ejemplo, por culpa de los hongos, contiene: Lavandín, Palmarosa, Caña de Limón, Niaulí, Árbol del Té, Clavo de olor. Todos ellos Ingredientes procedentes de la agricultura ecológica. Se aplican varias gotas de loción en la zona sensible una a dos veces al día, hasta que mejore (¡puede tardar varias semanas!). Salvo por indicación de un médico o un farmacéutico, no utilizar durante el embarazo, lactancia ni en niños menores de 6 años.
www.Cofb.net.
All search results