0
Mi cesta

Total:0,00 

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0,00 
Seleccionar página

La otitis es una inflamación de la piel del conducto generalmente provocada por bacterias u hongos, esta directamente relacionada con el agua y el calor tanto de mar como de piscinas, La infección se facilita por la entrada de agua que queda atrapada en el interior del conducto auditivo externo . También se conoce bajo el nombre de “oído de nadador”, Los niños son los más vulnerables a este tipo de otitis puesto que, además de pasar muchas horas en el agua, sus trompas de Eustaquio son más cortas y los agentes infecciosos alcanzan con mayor facilidad el oído medio.


El 84% de las otitis externas que se producen en verano se contagian en playas y piscinas a través de bacterias (u hongos); Aunque la calidad del agua es determinante para la aparición de la otitis, en ocasiones, las bacterias se encuentran en el propio oído esperando a que se den las condiciones idóneas para su desarrollo. En este caso, cualquier baño podría motivar la aparición de una otitis externa, aunque el agua se encuentre limpia.
fuente: scientificpsychic.com
El conducto auditivo externo es un tubo que mide unos 2,5 cm y que tiene dos partes: una externa formada por un canal cartilaginoso y otra más interna que atraviesa el hueso temporal. Comunica el exterior con el tímpano. Este conducto está recubierto de piel y sometido a las mismas enfermedades de la piel del resto del cuerpo. Tiene un Ph más ácido que el resto del cuerpo y este hecho le confiere un gran poder de protección para evitar el crecimiento de bacterias u hongos.

El jabón, los bastoncillos de algodón, el champú y el agua de piscina que contiene habitualmente cloro lesionan este manto acido y dejan la piel del conducto desprotegida.

El cerumen (la cera) que fabrican los folículos pilosos y las glándulas presentes en el conducto auditivo externo nos protege y evita el crecimiento de bacterias. Posee una sustancia que lucha contra las bacterias que penetran por el oído y además repele el agua.

Los gérmenes infectan primero la piel de la oreja y luego penetran hacia el oído externo, provocando la inflamación del conducto auditivo.

Durante un baño prolongado penetra en el oído un exceso de agua que puede provocar la maceración de la piel y la llegada de bacterias, especialmente si entramos en contacto con agua contaminadas

Todos los niños son propensos a padecer una otitis en verano aunque la dermatitis atópica puede favorecer su aparición.

Síntomas

Dolor de oído de moderado a intenso.Sensación de plenitud o de taponamiento del oído.
Supuración. a veces hay disminución de la audición.


La inflamación producida por la otitis es molesta y dolorosa, y puede llegar a estropearte las vacaciones. Por eso debes prevenir su aparición siguiendo unas sencillas recomendaciones a la hora de bañarte:

Lo principal es evitar la entrada de agua en el conducto auditivo. si eres susceptible de tener este tipo de infecciones es recomendable utilizar tapones de silicona o cera. Aunque estos no son siempre eficaces.

• Intenta no sumergirte demasiado cuando te bañes.

• Limpia tus oídos con cuidado: si utilizas objetos contundentes o introduces bastoncillos hasta el fondo, se pueden producir daños en la piel interna del oído, dejando las puertas abiertas a la infección.

• Báñate en lugares donde tengas una mínima garantía de que el agua ha sido tratada de forma adecuada.

• Después del chapuzón, sécate suavemente con el pico de una toalla.

¿Cómo se trata cuando aparece?

El tratamiento inicial de la otitis externa consiste en la limpieza cuidadosa del conducto auditivo externo y en el uso de gotas antimicrobianas. Cuando exista dolor intenso es necesario completar el tratamiento con anti-inflamatorios y analgésicos. Se debe consultar al pediatra sobre todo Si hay fiebre pues en ocasiones es necesario el antibiótico por via oral. En muchos casos se resuelve rápidamente aplicando gotas y analgésicos.
fuente:bebes.net

¿Como se ponen las gotas?

Sostenga el envase entre ambas manos durante 1 o 2 minutos, de esta manera las gotas adquirirán la temperatura de nuestro cuerpo.

2. Incline la cabeza hacia el oído sano. Introduzca en esta posición las gotas en el oído enfermo.

3. Presione el trago (cartílago por delante de la entrada al conducto auditivo) hasta en 5 ocasiones en dirección al interior del conducto.

4. Permanezca unos 60 segundos con la cabeza en posición del paso número 2, de esta manera favorecemos la penetración de las gotas.

fuentes:
https://www.sinotitis.com/images/cetraxal/guia-padres-otitis.pdf

https://salud.kioskea.net/faq/2306-las-otitis-del-verano

https://www.pediatraldia.cl/otitis_externa.htm

All search results