0
Mi cesta

Total:0,00 

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0,00 
Seleccionar página
Fuente: sentirmebien.com
Si has engordado demasiado y aparentemente no encuentras motivo, vigila el ritmo de vida que llevas y si crees que tienes entre manos tanta responsabilidad que te falta tiempo, ¡relájate! Ponerse a dieta no es suficiente para perder peso si los hábitos de vida no contribuyen a establecer unas rutinas y un seguimiento a largo plazo.
Ante la falta de constancia de muchas personas a la hora de seguir una alimentación saludable, los expertos han investigado para tratar de ver cuáles son los auténticos orígenes del sobrepeso y la obesidad. Así, se ha observado que el estrés juega un papel importante. La Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) asegura que “que la mitad de las personas estresadas comen más alimentos ricos en grasa y azúcares para reducir la ansiedad y a menudo suelen hacerlo de manera compulsiva“, a modo de los típicos “atracones”. En esta línea, recordamos que hay que dedicarle tiempo a las comidas, sobre todo al desayuno. Aconsejamos evitar comer en la mesa de trabajo y/o delante de cualquier pantalla, ya sea ordenador o televisión.
Por otra parte, el estrés también contribuye a los kilos de más cuando no se duermen las suficientes horas, ya que muchas personas cuando se levantan por la noche acuden al figrorífico en busca de un poco de “ayuda” para dormir. Además, el hecho de permanecer más horas despiertos también contribuye a los atracones de azúcar y grsas para compensar el cansancio.
Así que, si vas a empezar una dieta, deberás tener en cuenta la importancia del factor psicológico, usar técnicas de relajación, planificar horarios de trabajo, de comidas, sueño y tiempo libre, así como compaginarlo de la manera más equilibrada posible. Y, sobre todo cuando hay estrés, es mejor ponerse a dieta en manos de profesionales que suponen un extra con el apoyo emocional que ofrecen.
All search results