[evo-search-shop placeholder='Buscar productos...']

Porque uno no sabe en qué momento sus pies van a quedar retratados para toda la posteridad, ahora que viene el calor, es el momento de comenzar a cuidarlos, os proponemos unos sencillos consejos ya que nustros pies están más expuestos que nunca. A parte de los múltiples tratamientos profesionales también hay cuidados que podemos hacer por nosotras mismas, sin gran esfuerzo.


1.- El principal problema de los pies en el 90% de los casos es la sequedad de la planta y los talones para ello disponemos de múltiples cremas en la farmacia como la incombustible y eternamente en primera línea Neutrogena pies, súper hidratante, si queremos, podemos aplicar previamente los ya famosos calcetines exfoliantes de los que hablamos en un post anterior, para eliminar primero todas las células muertas y que la crema penetre mas, nosotras mismas podemos hacernos un tratamiento de choque de hidratación con una buena dosis de neutrogena por la noche y dormir con calcetines de algodón puestos, no es muy “glamuroso” pero si eficaz porque facilita la absorción de la crema al 100%.


2.Otros problemas muy comunes suelen estar en de las uñas: 

· descoloridas a consecuencia del uso de esmaltes o la presión del calzado, las uñas pierden su tonalidad natural rosada y adquieren un color amarillento.

· Uñas duras y gruesas pueden ser difíciles de cortar y pueden provocar uñas encarnadas que se clavan en la piel y provocan dolor, hinchazón e incluso infecciones.

· Los hongos son muy contagiosos y pueden sobrevivir en ambientes húmedos como
toallas o alfombras durante años. El contacto del pie con estos ambientes puede provocar la infección de la uña.

Dr. Scholl dispone de un tratamiento específico para cada problema que podéis consultar en su web del cuidado de pies: https://www.cuidadosdelpie.com/web_scholl/index.php/h-
3.- Pie de atleta: Es una infección muy común en verano que ocurre cuando un cierto hongo prolifera sobre la piel de los pies,  Se localiza en los pliegues interdigitales y en las plantas de los pies. Es más fácil de adquirir por los adultos jóvenes, deportistas, que utilizan calzado oclusivo y, a menudo, andan descalzos por vestuarios públicos. Es infrecuente en la infancia y la vejez. El hongo prospera en áreas cálidas y húmedas. El riesgo de contraer esta afección se incrementa si :
  • ·        Se Usa calzado cerrado, especialmente si es recubierto con plástico.
  • ·        Se mantienen los  pies húmedos durante períodos prolongados.
  • ·        Se Transpira mucho.
  • ·        Desarrolla una lesión menor en las uñas o en la piel.
El pie de atleta es contagioso y se puede transmitir por contacto directo o por contacto con artículos tales como zapatos, calcetines y superficies de piscinas o duchas.
El síntoma más común es la piel agrietada, en escamas y que se desprende entre los dedos de los pies o en los lados del pie. Otros síntomas pueden abarcar:
  • < span style="background-color: black;">·        Piel roja y con picazón
  • ·        Ardor o escozor
  • ·        Ampollas que supuran o forman costra
  • ·        Si el hongo se disemina hacia las uñas, éstas pueden presentar decoloración, engrosamiento e incluso desmoronamiento.
Tratamiento
El tratamiento por suerte es eficaz en cualquier fase, leve, moderada y severa y contra los tres posibles causantes de la infección: cándida, dermatofitos y bacterias. Aunque puede reaparecer. Son imprescindibles una serie de medidas elementales como lavar bien los pies con agua y jabón y  mantener los pies limpios y secos, especialmente entre los dedos.
Generalmente el tratamiento habitual es a base de cremas y polvos que contienen clotrimazol, miconazol o tolnaftato. Aunque suelen ser de aplicación 2-3 veces al día 3-4 semanas y en muchas ocasiones esta pauta es incomoda y no se cumple. Las nuevas cremas con Bifonazol como canesderm pie se aplican solamente 1 vez al día durante tres semanas lo que facilita el cumplimiento del tratamiento, además es de absorción rápida que no se pierde con la sudoración o el agua u no mancha ni tiñe la piel..Es preferible seguir  usando el medicamento durante 1 a 2 semanas después de que la infección haya desaparecido para evitar que ésta reaparezca. A veces el pie de atleta puede complicarse con sobreinfecciones por otras bacterias por culpa del rascado , en este caso  se debe acudir al médico sobre todo si  El pie está hinchado y caliente al tacto, especialmente si tiene líneas rojas, ya que estos son signos de una posible infección bacteriana. Otros signos pueden ser pus, secreción y fiebre. Usted tiene diabetes o un sistema inmunitario debilitado y presenta pie de atleta o en caso de que los síntomas del pie de atleta no desaparezcan al cabo de 2 a 4 semanas de tratamientos con cuidados personales.
Prevención:  
  • secarse  completamente los pies después de bañarse o nadar
  • Usar sandalias o chancletas en los baños y piscinas públicas.
  • Utilizar talcos antimicóticos o de secado para prevenir el pie de atleta si se es susceptible a contraerlo o si se frecuentan áreas donde el hongo que lo causa es común (como los baños públicos).
  • Usar zapatos bien ventilados y preferiblemente hechos de un material natural como el cuero. Puede ayudar el hecho de alternar los zapatos cada día, de manera que se puedan secar por completo entre puestas.Hay que evitar los zapatos con revestimiento de plástico.
4.- por último, el problema más general de todos, las ampollas en los pies por el cambio de calzado y aquí somos rotundas: para este problema no hay nada como el Compeed, quien lo prueba no vuelve a utilizar otro. Son apósitos de hidrocoloide cuya  tecnología fue originalmente utilizada por profesionales de la salud para el tratamiento de heridas graves. Al igual que con muchos otros descubrimientos, pronto se encontraron nuevos e innovadores usos. Hace más de 25 años, soldados nórdicos comenzaron a cortar grandes apósitos de hidrocoloide en trozos más pequeños para proteger sus pies en ejercicios de entrenamiento. Los resultados fueron sorprendentes. Los parches creados fueron ideales tanto para la prevención como para el tratamiento de las ampollas. Los parches Compeed® utilizan este sistema para crear un ambiente óptimo de curación. Actúan como una segunda piel formando un gel protector que regula el nivel de humedad, lo que permite prevenir la formación de costras y asegurando que las células reciban los nutrientes y vitaminas necesarios para acelerar el proceso de curación. Tienen un surtido espectacular y su único inconveniente es que   hay que asegurarse de que no hay infección previa.

All search results