0
Mi cesta

Total:0,00 

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0,00 
Seleccionar página

Antiguamente, nos decían nuestras abuelas que el tratamiento más natural contra la depresión era la ocupación: la frase lapidaria era “contra la depresión ocupación”; sin embargo, y aunque no está mal tratar de estar ocupado, el mundo está lleno de gente ocupadísima con depresiones, cualquiera que la haya padecido en algún momento de su vida sabe que salir de ella sin ayuda no es tan fácil.

Según estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el mundo existen alrededor de ciento veintiún millones de personas que sufren este problema psicológico crítico donde pierde sentido vivir y de no recibir ayuda el enfermo puede terminar en serias enfermedades cerebro-vasculares, en la muerte o en el suicidio. Por esta razón por ejemplo, cada cuarenta segundos en el mundo una persona toma la decisión de quitarse la vida. Es por ello que el descubrimiento de la acción del safranal es tan importante. Siempre es aconsejable consultar a un médico, pero en depresiones leves o moderadas en personas reacias a tratar este problema con transparencia, poner al alcance de todos un producto natural con el que nos podemos tratar prácticamente sin riesgos, es un gran avance.

En la actualidad el máximo productor de azafrán es Irán y luego lo sigue España. El azafrán Se compone de muchos carotenoides como zeaxantina,licopeno Y VARIOS carotenos. Pero en su sabor y aroma son responsables el safranal y el glucósido picrocrocina. Estudios sobre el safranal Informan de una elevada capacidad antioxidante junto con citotoxicidad frente a las células del cáncer in vitro. También se ha DEMOSTRADO propiedades antidepresivas. En realidad, ya se usaba como tratamiento alternativo de la depresión en la medicina tradicional persa. Lo único que se ha hecho es demostrarlo.


La depresión, que se considera provocada por cambios bioquímicos en el cerebro, es una enfermedad común en adultos. La llegada de los primeros antidepresivos (los inhibidores de la monoamina oxidasa (IMAO) y los antidepresivos tricíclicos ( ATC)) en los años 50 y 60 representó un enorme salto hacia delante en el tratamiento clínico de la depresión. El desarrollo posterior de los inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS) y de los inhibidores de la recaptación de la serotonina y la noradrenalina (IRSN), venlafaxina, en la última década y media ha mejorado en gran medida el tratamiento de la depresión, al ofrecer a los pacientes medicamentos que son tan efectivos como los fármacos anteriores, pero generalmente más tolerables y seguros en caso de sobredosis. Simultáneamente a la investigación de la neurobiología de la depresión aparece la necesidad de buscar mejores resultados clínicos para nuestros pacientes. Prácticamente un tercio de los pacientes no obtiene beneficios y otro tercio no experimenta remisión completa tras monoterapia inicial con un antidepresivo. Por tanto, la resistencia al tratamiento sigue siendo un problema importante. La meta de los tratamientos debe ser la completa remisión y no solamente una mejoría sintomática.
El Safranal, el principio activo obtenido de los estigmas de las flores de Crocus Sativus (azafrán), ha sido utilizado tradicionalmente para mejorar el estado de ánimo. Se ha sugerido que regula los niveles de serotonina, responsable del ánimo. Es recomendable utilizar preparaciones de laboratorios farmacéuticos reconocidos con todas las garantías de calidad, desde su recolección hasta su producción y comercialización. Los concentrados utilizados deben ser de máxima calidad, y constituir las dosis recomendadas de safranal según los últimos estudios científicos. El azafrán es una planta my cara y se presta a falsificaciones. Incluir grandes dosis de azafrán en las comidas es absurdo, pues El safranal es una de las primeras moléculas que se pierden en el azafrán con el paso del tiempo si no se ha conservado adecuadamente y llegar a La concentración terapéutica de Safranal es difícil de conseguir en la condimentación de las comidas.

Existe una presentación en farmacia el Optimis ® en un envase de 30 comprimidos de laboratorios Aquilea, contiene extracto de croccus sativus 15 mg al 2% de safranal 0.30 mg y vitamina B6 0.70 mg (50%CDR), Se recomienda la toma 2 comprimidos al día, uno por la mañana y otro por la noche, durante un mínimo de 1 mes y se puede tomar con seguridad de forma continuada durante meses, No es necesario efectuar descanso. A los 15 días ya se nota una mejora evidente y a las 6 semanas, tiene que estar en su pleno nivel de eficacia.
Este laboratorio tiene ya  una serie de estudios publicados, en el tratamiento de la depresión leve a moderada, se encontró que el azafrán a esta dosis tiene incluso una efectividad similar a la de la fluoxetina. Se ha estudiado también frente a imipramina y placebo con los mismos resultados.
La relevancia clínica es evidente: 
evidencia científica grado A.

Os animamos a leer más:
estudios del safranal https://www.sciencedirect.com/

All search results