0
Mi cesta

Total:0,00 

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0,00 
Seleccionar página

Muy pocas son las mujeres que alguna vez en la vida no han sufrido una infección urinaria, aunque en los hombres con problemas de próstata también ocurren, un 43% de las mujeres de más de 25 años y un 40% de los hombres han padecido este problema al menos una vez en la vida, además en el 50% de las mujeres mayores de 70 años es casi siempre asintomática, este problema se puede tratar de manera eficaz pero por diferentes circunstancias la infección vuelve a surgir al cabo del tiempo, es decir se convierte en recurrente, esto sucede en el 20-30% de los casos. 


Pero ¿Qué son las infecciones de vías urinarias?

La infección de las vías urinarias se caracteriza por el dolor al orinar, la sensación permanente de ganas de orinar, hacerlo con mucha frecuencia pero poca cantidad, y el dolor por encima del pubis. Además, puede haber presencia de sangre en la orina (visible o detectable en el análisis de orina), fiebre y dolor en los lados del abdomen. Con cierta frecuencia, las infecciones de orina también pueden ser asintomáticas.

Es un problema muy frecuente, la orina es la muestra que con mayor frecuencia se recibe y se procesa en los laboratorios de microbiología, además de ser la segunda causa de utilización de antibióticos de manera empírica.

¿Cuáles son las causas?

Existen circunstancias que la favorecen, como la actividad sexual, el embarazo, la existencia de obstrucción urinaria, la disfunción de la vejiga por lesiones nerviosas, el reflujo de orina desde la vejiga a los uréteres y factores genéticos. Todas estas circunstancias favorecen la presentación de las infecciones de orina.
Además, hay una serie de factores que facilitan las infecciones recurrentes (de repetición):
Situaciones que alteran la flora normal de la vagina (menopausia, uso de espermicidas), factores mecánicos (coito), o la presencia de prolapso uterino, de vejiga o de recto, que provocan una obstrucción al flujo de orina y un aumento del residuo postimiccional.
La presencia de la denominada “vejiga neurógena”, es decir, con afectación del sistema nervioso que regula el funcionamiento de la vejiga de la orina, como ocurre en la diabetes y en enfermedades neurológicas.
¿Por qué las mujeres tienen infecciones del tracto urinario más a menudo que los hombres?

Esto es debido a que, en las mujeres, es más fácil que las bacterias lleguen a la vejiga. La uretra (la abertura del tracto urinario) es más corta en las mujeres que en los hombres, de modo que las bacterias tienen que recorrer una menor distancia.

En las mujeres, la uretra está ubicada cerca del recto. Las bacterias del recto pueden subir con facilidad por la uretra y provocar infecciones. Es más fácil que las bacterias del recto ingresen en la uretra si la mujer se limpia de atrás hacia adelante (en lugar de adelante hacia atrás) después de una evacuación del intestino. Asegúrese de enseñar a los niños como limpiarse en forma correcta.

Tener relaciones sexuales también puede provocar infecciones del tracto urinario en las mujeres, debido a que las bacterias pueden ser empujadas hacia la uretra. Usar un diafragma puede provocar infecciones, debido a que los diafragmas hacen presión contra la uretra y hacen que sea más difícil vaciar la vejiga por completo. Hay más probabilidades de que crezcan bacterias en la orina que permanece en la vejiga y de que provoquen infecciones.

Las infecciones frecuentes del tracto urinario podrían estar provocadas por cambios en las bacterias presentes en la vagina. Los lavados vaginales antibacterianos, los espermicidas y determinados antibióticos orales podrían provocar cambios en las bacterias de la vagina. Evite usar estos artículos, si es posible. La menopausia también puede provocar cambios en las bacterias vaginales que aumenten su riesgo de tener infección del tracto urinario. Por lo general, tomar estrógeno corrige este problema, pero esto podría no ser adecuado para todas las mujeres.

Consejos para evitar las infecciones del tracto urinario y prevenir las infecciones repetidas

  1. Tome muchos líquidos para eliminar las bacterias de su cuerpo. Tomar agua es lo mejor. Trate de beber entre seis y ocho vasos al día.
  2.  Tome Cranberry o arándano, sus bayas son conocidas por su acción sobre ciertas bacterias responsables de molestias urinarias recidivantes, cuidado porque debe llevar un mínimo de proantocianidinas (PAC) al día* y no todos lo llevan. Esta cantidad ayuda a disminuir la fijación de ciertas bacterias (E.coli) sobre las paredes de las vías urinarias responsables de las molestias urinarias frecuentes. Existen hoy en día muchísimas preparaciones en la farmacia, como Cranberry cis control, urosens, monurelle,algunas de ellas como el urosens forte y el cistitus forte llevan añadida la salvia como planta antinflamatoria y vitamina c para acidificar… todas ellas de eficacia demostrada y con estudios pero estas últimas no se limitan a ser preventivas sino que se usan a dia de hoy como tratamiento alternativo a los antibioticos durante la infección y son muy eficaces.
  3. consuma vitamina C. Ambos aumentan la acidez de la orina, haciendo que las bacterias no puedan crecer fácilmente. 
  4. Orine frecuentemente y en cuanto sienta la necesidad de hacerlo. Las bacterias pueden crecer cuando la orina permanece en la vejiga urinaria demasiado tiempo. 
  5. Orine poco tiempo después de tener relaciones sexuales. Así se eliminarán las bacterias que puedan haber entrado en la uretra durante el coito. 
  6. Después de ir al baño, límpiese siempre de adelante hacia atrás. Esto es de particular importancia después de una evacuación intestinal. 
  7. Use ropa interior de algodón y prendas holgadas. Éstas permiten la entrada de aire y ayudan a mantener el área seca. Evite los pantalones de mezclilla apretados y la ropa interior de nailon. Éstos atrapan la humedad y contribuyen al crecimiento de las bacterias. 
  8. En las mujeres, los diafragmas y los espermicidas pueden provocar infecciones urinarias porque estimulan el crecimiento de las bacterias. Si padece infecciones urinarias, piense en la posibilidad de cambiar de método anticonceptivo. Los condones sin lubricante o los condones con espermicida provocan irritación, que puede contribuir a que las bacterias se reproduzcan. Piense en la posibilidad de usar condones con lubricante y sin espermicida. O use un lubricante que no contenga espermicida. 
  9. ¿Una vacuna?

    Con el fin de erradicar las infecciones de orina recurrentes se ha ideado una vacuna creada a partir del mismo germen que está presente en la orina del paciente, de esta manera es el propio organismo que crea defensas contra la bacteria, está especialmente indicado en los casos en que el problema se repite más de 3 veces al año. Esta vacuna ya es una realidad desde hace un a año y no conlleva efectos secundarios destacables, de hecho se está administrando también a niños si ningún problema.
    saber mas:

    https://familydoctor.org. Revista mifarmaceutico COFM

    En FisterraSalud: https://www.fisterra.com/Salud/1infoConse/index.asp

All search results