0
Mi cesta

Total:0,00 

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0,00 
Seleccionar página

Una mujer de cada tres y un hombre de cada cinco padecerán osteoporosis en sus vidas. ¿Es usted uno de ellos?
La osteoporosis debilita los huesos y causa fracturas. Las discapacidades resultantes de la enfermedad son numerosas. Esta enfermedad es más frecuente en mujeres post-menopáusicas y recientemente está siendo muy habitual en mujeres deportistas. Pero la osteoporosis puede ser diagnosticada y tratada a tiempo, Si usted supiera que un peligro lo amenaza ¿no haría lo posible para evitarlo?¿Está usted en riesgo de padecer osteoporosis? La fundación internacional de osteoporosis pone a nuestra disposición en su página web cuestionario de Factores de Riesgo www.iofbonehealth.org, si además quiere hacerse una prueba de manera gratuita. consultenos(ver animaciones).
Pero ¿qué es la osteoporosis?¿como se trata?


La osteoporosis que, literalmente, significa “hueso poroso”, es una enfermedad caracterizada por una disminución en la densidad y calidad de los huesos. A medida que los huesos se tornan más porosos y frágiles, el riesgo de fractura aumenta considerablemente. La pérdida de hueso se produce de forma “silenciosa” y progresiva. No suele haber síntomas, hasta que se produce la primera fractura.

Las fracturas más comunes asociadas con osteoporosis se producen en la cadera, columna y muñeca. La incidencia de dichas fracturas, en especial, las de cadera y columna, aumenta con la edad, tanto en mujeres, como en hombres. Las fracturas vertebrales (espinales) y de cadera revisten gravedad. Las fracturas vertebrales pueden traer aparejadas consecuencias severas, tales como pérdida de altura, fuerte dolor de espalda y deformidad. La fractura de cadera, a menudo, requiere cirugía y puede ocasionar pérdida de independencia en la vida cotidiana. Afortunadamente, la osteoporosis es, en la actualidad, una enfermedad básicamente tratable y, con la combinación de cambios en el estilo de vida y un tratamiento médico adecuado, pueden evitarse numerosas complicaciones.


Datos clave
  • Durante la pubertad, la masa ósea en los aumentos de la columna vertebral y la cadera de aproximadamente cinco veces … 
  •  Durante el crecimiento la ganancia en la masa mineral ósea se debe principalmente a un aumento de tamaño de los huesos con muy poco cambio en la densidad ósea, es decir, en la cantidad de tejido óseo dentro de los huesos. El hecho de que un niño está creciendo de altura, esto no significa que la masa de su hueso está creciendo a un ritmo suficiente. 
  • Desde el nacimiento hasta el inicio de la maduración sexual, la masa mineral ósea a cualquier edad es el mismo que en las niñas como en niños. 
  • Durante la pubertad aumenta la masa ósea mayor en niños que en niñas, debido principalmente a un período más prolongado de crecimiento acelerado en los hombres, dando como resultado un mayor aumento en el tamaño óseo y el grosor de la capa cortical de los huesos.
  • Los niños pequeños que participan en 40 minutos de actividad normal y vigorosa cada día tienen huesos significativamente más fuerte que sus compañeros menos activos. 
  • Un estudio de Finlandia reveló que los jóvenes más activos físicamente ganar masa alrededor del 40% más hueso que las chicas menos activas de la misma edad. 
  • En las niñas, el tejido óseo acumulado durante las edades de 11 a 13 es aproximadamente igual a la cantidad perdida durante los 30 años posteriores a la menopausia. 
Es importante que no las adolescentes a beber, fumar y tener una dieta saludable en general. Trastornos de Fumar, beber alcohol y la alimentación como la anorexia nerviosa o la bulimia pueden aumentar el riesgo de una chica de desarrollar huesos más débiles.


Las causas principales son la disminución de los niveles de estrógenos en las mujeres en el momento de la menopausia y la disminución de la testosterona en los hombres. Las mujeres mayores de 50 años y los hombres mayores de 70 tienen un riesgo más alto de sufrir osteoporosis. A partir de la menopausia se produce, durante los primeros 5 a 10 años, una pérdida acelerada del hueso del orden del 2 al 3 % por año. Luego esta pérdida se hace más lenta a razón del 0,25 a 1 %. Luego de los setenta años de edad, la osteoporosis puede aparecer en ambos sexos, debido a la pérdida de masa ósea propia de la edad, que se debe al deterioro del colágeno de la matriz ósea, trastornos en la regulación del metabolismo óseo, entre otros factores.

Pero la osteoporosis no es una enfermedad exclusiva de mujeres post menopáusicas, en las mujeres deportistas existe una relación razonablemente fuerte entre una alimentación desordenada, amenorrea secundaria (ausencia del período menstrual por disminución de los niveles de estrógenos) y trastornos minerales óseos. A esto se lo denomina la tríada de la mujer deportista. Esta tríada comienza con una alimentación desordenada, carente de calorías y grasas, que provoca una disminución del peso corporal y por ende del tejido adiposo subcutáneo. Esta situación, sostenida en el tiempo, provoca una alteración en la función menstrual, que concluye en un estado de amenorrea secundaria; esto se debe a que el tejido adiposo tiene la capacidad de sintetizar estrógenos. Después de un período de tiempo, la disminución de los estr
ógenos, que se manifiesta comoamenorrea secundaria, conduce a trastornos minerales óseos, que llevan a una mayor frecuencia de fracturas por estrés; esto se debe a que los estrógenos participan en forma directa en el remodelado óseo y disminuyen la resorción ósea. Estos hechos se han observado en bailarinas, maratonianas, corredoras de pista y gimnastas.

Es importante remarcar que esta situación no se puede revertir del todo al recuperar la función menstrual normal, es por ello que es prioritaria la intervención médica para el control de la alimentación en mujeres deportistas.
La medición de la densidad mineral ósea permite identificar pacientes de riesgo antes que se produzca una fractura. 


Otras causas abarcan:

Estar reducido a una cama.

Artritis reumatoide crónica, nefropatía crónica, trastornos alimentarios. 

Tomar corticosteroides (prednisona, metilprednisolona) todos los días por más de tres meses o tomar algunos anticonvulsivos. 

Deficiencia de vitamina D. 

Las mujeres blancas, en especial aquéllas con un antecedente familiar de osteoporosis, tienen un riesgo superior al promedio de padecer la enfermedad. 

Otros factores de riesgo abarcan: 

Ausencia de períodos menstruales (amenorrea) por mucho tiempo. 

Tomar una gran cantidad de alcohol. 
Antecedentes familiares de osteoporosis. 
Antecedentes de tratamiento con hormonas para el cáncer de mama o de próstata. 
Bajo peso corporal. 
Tabaquismo. 
Muy poco calcio en la dieta.
Síntomas:
No se presentan síntomas en las primeras etapas de la enfermedad. Los síntomas que se presentan en la enfermedad avanzada son:
Fracturas con poco o ningún traumatismo
Pérdida de estatura con el tiempo
Lumbago debido a fracturas de los huesos de la columna
Dolor de cuello debido a fracturas de los huesos de la columna
Postura encorvada o cifosis, también llamada “joroba de viuda”

Tratamiento medico
Existen algunos tratamientos diferentes para la osteoporosis, incluyendo cambios en el estilo de vida y una diversidad de medicamentos.
Los medicamentos se utilizan para fortalecer los huesos cuando:
Se ha diagnosticado osteoporosis por medio de un estudio de densidad ósea
Se ha diagnosticado osteopenia (huesos delgados, pero no osteoporosis) por medio de un estudio de densidad ósea, si se ha presentado una fractura de hueso
BIFOSFONATOS:
Los bifosfonatos los fármacos principales empleados tanto para prevenir como para tratar la osteoporosis en mujeres posmenopáusicas. Los bifosfonatos tomados por vía oral incluyen alendronato (Fosamax), ibandronato (Boniva) y risedronato (Actonel). La mayoría se toma por vía oral, generalmente una vez a la semana o una vez al mes. Los bifosfonatos administrado por vía intravenosa se toman con menos frecuencia.
CALCITONINA Se presenta en aerosol nasal e inyección. Es un medicamento que retarda la velocidad de pérdida ósea y alivia el dolor en los huesos. Los principales efectos secundarios de la calcitonina son la irritación nasal de la presentación en aerosol y náuseas de la presentación inyectable. La calcitonina parece ser menos efectiva que los bifosfonatos.
HORMONOTERAPIA
La estrogenoterapia o la hormonoterapia ya casi no se utilizan para prevenir la osteoporosis y no están aprobadas para tratar a una mujer a quien ya se le haya diagnosticado la afección.
Algunas veces, si el estrógeno le ha ayudado a una mujer y ella no puede tomar otras opciones para prevenir o tratar la osteoporosis, el médico puede recomendarle que continúe usando la hormonoterapia. Si usted está pensando en tomar hormonoterapia para prevenir la osteoporosis, discuta los riesgos con su médico.
HORMONA PARATIROIDEA
La teriparatida (Forteo) está aprobada para el tratamiento de las mujeres posmenopáusicas que tienen osteoporosis severa y se las considera en alto riesgo de sufrir fracturas. El fármaco se administra a través de inyecciones diarias subcutáneas y la misma mujer se las puede aplicar en casa.
RALOXIFENO
El raloxifeno (Evista) se utiliza para la prevención y tratamiento de la osteoporosis. Es similar a un fármaco para el cáncer de mama llamado tamoxifeno. El raloxifeno puede reducir el riesgo de fracturas de la columna en casi el 50%; sin embargo, no parece prevenir otras fracturas, incluyendo las de la cadera. Es posible
que tenga efectos protectores contra la cardiopatía y el cáncer de mama, aunque se necesitan aun más estudios para confirmarlo.
El efecto secundario más serio del raloxifeno es un pequeño riesgo de coágulos sanguíneos en las venas de las piernas (trombosis venosa profunda) o en los pulmones (embolia pulmonar).
EJERCICIO:    Aunque la realización de actividad física la hemos indicado como factor para contrarrestar los efectos negativos de la osteoporosis, es necesario destacar que el ejercicio físico no evita la pérdida de masa ósea (Ryan y Elahi, 1998, citados por Del Rio y Roig, 2001) pero sí la reduce (Lewis y Modlesky, 1998). El ejercicio regular puede reducir la probabilidad de fracturas óseas en personas con osteoporosis. Algunos de los ejercicios recomendados son:
Ejercicios de soporte de peso: caminar, trotar, jugar tenis, bailar
Ejercicios de resistencia: pesas libres, máquinas de pesas, bandas de caucho para estirar
Ejercicios de equilibrio: tai chi, yoga
Montar en bicicleta estática
Utilizar máquinas de remos
Evite cualquier ejercicio que ofrezca riesgo de caída o ejercicios de alto impacto que puedan causar fracturas. Y además no hay que pasarse ya que los deportistas de élite se ha comprobado recientemente que tienen más riesgo de osteoporosis, por tanto, ejercicio si pero con moderación y el adecuado.
DIETA
Consuma al menos 1,200 miligramos de calcio al día y de 800 a 1,000 unidades internacionales de vitamina D. Esta vitamina ayuda a absorber el calcio. El médico puede recomendarle un suplemento que le proporcione el calcio y la vitamina D que se necesita.
Siga una dieta que proporcione la cantidad adecuada de calcio, vitamina D y proteína. Aunque esto no detendrá completamente la pérdida ósea, garantizará que habrá disponibilidad de suministro de materiales que el cuerpo utiliza para formar y mantener los huesos.
Los alimentos ricos en calcio incluyen:Queso,Helados,Hortalizas de hoja verde, como espinacas y col rizada,Leche baja en grasa,Salmón,Sardinas (con los huesos)Tofu,Yogur.
SUSPENSIÓN DE HÁBITOS POCO SALUDABLES
Deje de fumar, en caso de hacerlo. Igualmente, restrinja el consumo de alcohol. El exceso de alcohol puede causar daño a los huesos, al igual que ponerlo a uno en riesgo de sufrir caídas y fracturas de huesos.
CONTROL
La respuesta al tratamiento se puede controlar con una serie de mediciones de la densidad mineral ósea cada uno a dos años.
Las mujeres que toman estrógenos deben hacerse mamografías, exámenes pélvicos y citologías vaginales regularmente.
Referencias
Cranney A, Papaioannou A, Zytaruk N, et al., Clinical Guidelines Committee of Osteoporosis Canada. Parathyroid hormone for the treatment of osteoporosis: a systematic review. CMAJ. 2006 4;175(1):52-59.
Gass M, Dawson-Hughes B. Preventing osteoporosis-related fractures: an overview. Am J Med. 2006;119:S3-S11.
Management of osteoporosis in postmenopausal women: 2010 position statement of The North American Menopause Society. Menopause. 2010 Jan-Feb;17(1):25-54.

All search results