0
Mi cesta

Total:0,00 

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0,00 
Seleccionar página

“Probioticos”, parece que es la palabra de moda , la oímos continuamente en todos los contextos pero ¿sabemos lo que son?
¿Qué son los probióticos?

La Organización Mundial para la Salud (OMS o WHO) define los probióticos como: “Microorganismos vivos que cuando son suministrados en cantidades adecuadas promueven beneficios en la salud del organismo huésped”. En efecto, se trata de microorganismos vivos (bacterias, hongos etc.) que administrados en una cantidad y forma adecuadas confieren un beneficio a la salud del individuo. Las especies más utilizadas son: Lactobacillus, Bifidobacterium, la levadura Saccharomyces foulard, algunas especies de Escherichia coli y otros bacilos. Los probióticos pueden incorporarse a un amplio abanico de productos, tanto en alimentos como en medicamentos y suplementos dietéticos. En el caso de alimentos, las formas más comunes de administración son los productos lácteos y en el caso de suplementos, podemos encontrar comprimidos, cápsulas y sobres que contienen microorganismos en forma liofilizada. Para conseguir un efecto óptimo, es muy importante que dichos probióticos permanezcan vivos.
 
 La principal utilidad de los probióticos es el tratamiento y la prevención de infecciones intestinales, aunque también han demostrado tener un papel importante en otras enfermedades digestivas no infecciosas así como en afecciones de otros órganos como alergias, eczemas, vaginitis… .. .)

Actualmente, han demostrado ser útiles y beneficiosos en:
• Tratamiento de diarrea aguda infecciosa en niños y adultos
• Prevención de la diarrea asociada a antibióticos en niños y adultos
• Algunas enfermedades inflamatorias intestinales (colitis ulcerosa, reservoritis)
• Mejora de los síntomas debidos a la mala digestión de la lactosa
• Mejora de algunos síntomas del síndrome del colon irritable
• Prevención de la enterocolitis necrotizante en recién nacidos pre-término
Otras situaciones en las que los probióticos podrían ser útiles en un futuro, pero donde aún se necesitan más estudios que avalen su eficacia, son:
• Disminución de los síntomas de asma y otras enfermedades de base alérgica
• Prevención de infecciones urinarias y del tracto genital, sobre todo en mujeres
• Prevención y disminución de la gravedad de las infecciones en recién nacidos prematuros
• Disminución de las complicaciones (sobre todo infecciosas) en pacientes ingresados en las unidades de cuidados intensivos
• Prevención de las infecciones en pacientes con cirrosis hepática
• Mejorar los síntomas en pacientes con artritis reumatoide y otras enfermedades reumatológicas de tipo inflamatorio.
• Prevención de la aparición de tumores
• Disminución de los niveles de colesterol

La aparición de numerosos productos a base de probióticos en el mercado ha hecho que los consumidores necesiten aclarar diferentes dudas o cuestiones. 
El pasado mes de Junio, aparecieron en los medios de comunicación distintas noticias de un documento de consenso publicado sobre probióticos en el que han participado más de medio centenar de médicos. Este documento de consenso pretende unificar el criterio para definir qué son los probióticos y como actúan. Una de las primeras conclusiones de este documento es que aconsejan a los consumidores que sólo adquieran probióticos que muestren el género, especie y nombre de la cepa. Los expertos afirman que estas sustancias van a tener cada vez más importancia para la salud y han querido poner de ejemplo un reciente artículo publicado en la revista ‘Pediatrics’, en el que se muestra un análisis de once estudios sobre administración de estos microorganismos en recién nacidos y que concluyó que se logró una reducción de la mortalidad entre un 30 y un 50 por ciento.
Sin embargo, este documento también insiste en que actualmente se encuentran muchos productos en el mercado que utilizan el término probiótico sin haber demostrado su eficacia y tampoco ofrecen una información clara al consumidor sobre el microorganismo. Por ello mi consejo es que pidáis consejo en la farmacia, el farmacéutico os informará sobre qué producto ofrece las garantías de calidad y seguridad.

¿Cómo actúan los probióticos?

La superficie de la luz intestinal (equivalente en extensión a un campo de fútbol) acumula más de 100 trillones de microorganismos (1014) lo que equivale a 10 veces el número de células que componen una persona adulta. Los probióticos actúan a nivel del tubo digestivo estabilizando la composición de la flora bacteriana, incrementando la resistencia del organismo frente a los patógenos, y mejorando y activando las defensas.
Los probióticos producen sustancias que ayudan a combatir algunas bacterias potencialmente patógenas, producen vitaminas y enzimas digestivos.
Aunque los probióticos pueden provenir de diferentes cepas de bacterias, las que han sido más estudiadas y se ha demostrado su acción son Lactobacillus acidophilus y Bifidobacterium bifidum.
Aunque ya hablaremos sobre los productos que podemos encontrar en el mercado con probióticos, a la hora de escoger un producto, es fundamental fijarse en la cantidad total de estas bacterias que aporta. Aunque no hay datos concluyentes sobre este tema, unos consejos generales son:

• De 4.000 a 10.000 millones de bacterias vivas L. acidophilus y B.bifidum, al día.
• Se aconseja tomar en ayunas (con zumo, leche o agua) y/o por la noche, antes de acostarse.
• Esperar al menos 2 horas después de tomar antibióticos.
• No tomar con bebidas calientes
Siempre hay una pregunta común: ¿qué concentración de lactobacilos me viene mejor?
Es muy importante fijarnos en la dosis a la que llega al consumidor y no la dosis de la cual se parte, tengamos en cuenta que la dosis que llega a nuestras manos es la que nos va a solucionar el problema.
Por ello si la diarrea es común o el antibiótico es corriente, y la persona no sufre de otros procesos patológicos concomitantes a una infección utilizaremos probioticos de 10000 millones de fermentos lácticos.
Si es una procesa con habituales procesos diarreicos y que además presenta consecuentes micosis sería más aconsejable darle dosis de 50000 millones.
Si es una persona que tiene úlceras en la boca podríamos aconsejar la toma de 10000 millones pero con jalea real o vitaminas y minerales, ya que las ulceras en la boca se deben a la carencia de vitaminas y minerales, así como también a pequeñas abrasiones como consecuencia de reflujo gastroesofágico.
La incorporación de vitaminas y minerales o jalea real al probiótico se debe a que los propios lactobacilos favorecen un mayor aprovechamiento de los nutrientes que aporta la propia alimentación, con lo que también favorecen la incorporación de las vitaminas que aporta la propia dieta.
Si tenemos problemas de hernia de hiato o es habitual consumidor de antiácidos se puede tomar dosis de 10000 mill. en meses alternos para evitar en el mayor grado posible erosiones de la mucosa.
Si tenemos un estreñimiento crónico, el aporte de 50000 mill junto con una fibra y una buena cantidad de agua facilita el tránsito intestinal.
Y si lo que tenemos son digestiones pesadas podemos asociar probióticos de 10000 mill con alcachofa, debido a sus potentes acciones coleréticas y colagogas.

Y solo a titulo informativo y para evitar confusiones:
Y los prebióticos ¿Qué son?
El término prebiótico se refiere a los ingredientes de los alimentos no digeribles que producen efectos beneficiosos sobre el huésped estimulando selectivamente el crecimiento y/o actividad de un tipo o de un número limitado de bacterias en el colon. En resumen, el alimento para que las bacterias probióticas, de las que venimos hablando, puedan sobrevivir.
La fibra que nos aportan los alimentos tiene numerosos beneficios para la salud, quizá el más conocido es la prevención del estreñimiento, pero también es un prebiótico, por ello vamos a explicar un poco más sobre la fibra… La fibra contiene diversos hidratos de carbono que no son atacados por los enzimas digestivos humanos, pero que pueden ser fermentados por las bacterias digestivas y ser luego excretadas por las heces. En esta definición se incluirían numerosos componentes; por ejemplo: celulosas, hemicelulosas, pectinas, gomas, mucílagos, la inulina, los fructooligosacáridos, los galactooligosacáridos, el almidón resistente, etc…
Algunos de estos componentes de la fibra cumplen estrictamente los criterios para ser considerados como prebióticos (Inulina, Fructo-oligosacáridos, Galactooligosacáridos, oligosacáridos derivados de la soja, xilo-oligosacáridos, pirodextrinas e isomalto-oligosacáridos). Sin embargo, otros componentes de la fibra son difíciles de clasificar; por ejemplo, la goma guar, es un tipo de fibra soluble que sirve de alimento y por tanto promueve en parte el crecimiento de bacterias probióticas pero también actúa como alimento de otras bacterias del tracto digestivo.
Aunque pocos estudios demuestran que es conveniente aumentar nuestro consumo de prebióticos, el sentido común indica que si consumimos probióticos vale la pena aumentar también el consumo de fibra y otros prebióticos para obtener mejor resultado.
Un caso muy frecuente en el que se puede valorar la eficacia de los probioticos es la diarrea por el tartamiento por antibióticos, tan fecuente, sobretodo en niños, existen ya muchos estudios al repecto que concluyen que el riesgo de diarrea por antibiótico desciende con el uso de probióticos en general, siendo especialmente relevante con las cepas Saccharomyces boulardii y Lactobacillus rhamnosus administradas aisladamente, y con la combinación de los probióticos L. acidophilus y L. bulgaricus; Lactobacillus acidophilus y Bifidobacterium lactis; Lactobacillus acidophilus y Bifidobacterium infantis.
Los estudios en animales y humanos han demostrado que después de la administración de bacterias probióticas mejoran los mecanismos de inmunidad innatos, esto es la defensa que ejercen las células de la sangre en nuestro organismo.
Estos estudios demostraron que el consumo regular de productos que contienen bacterias probióticas seleccionadas puede mejorar la respuesta inmune y afectar positivamente a las defensas del organismo.
Systematic review and meta-analysis of Saccharomyces boulardii in adult patients World J Gastroenterol. 2010 May 14;16(18):2202-22
Esta informacion se ha extraida casi en su totalidad del https://www.arkoprobiotics.es/ pagina web que desde aqui os recomendamos.

All search results